Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1990/03/26 00:00

¿QUIEN MANDA A QUIEN?

Una reciente biografía señala a Gala como inspiradora y a la vez traficante del arte de Dalí.

¿QUIEN MANDA A QUIEN?


Cuando en 1984 a Salvador Dalí se le incendió la cama en donde dormia, sufrió en aquel accidente, un tanto surrealista, quemaduras de alguna consideración. La noticia voló. Y como convenía a un personaje que había hecho de sus actos un espectáculo público, los periodistas corrieron a su lado en busca de nuevas y extravagantes declaraciones. Pero esta vez se encontraron con las puertas herméticamente cerradas. Dalí ya no estaba para más bromas. Padecía. Pero más que por sus padecimientos físicos, el pintor se encontraba espantosamente postrado por el abandono en que quedó tras la muerte de su esposa Gala, dos años atrás. Entre los periodistas que viajaron en aquella ocasión a Adaques se encontraba Tim Mc Girk, un reportero norteamericano. Mc Girk no logró entrevistar a Dalí, pero se encontró con un personaje que, como secretario del pintor surrealista, lo acompañó durante un largo tiempo. La entrevista con el capitán Moore --un personaje de novela le abrió a Tim Mc Girk un campo de expectativa tan amplio, que rebasando sus propósitos iniciales sólo podía cubrir con una biografía. Pero más que la curiosidad por el pintor español, el periodista pronto se sintió fuertemente atraído por la vida y el carácter de la mujer en quien se encontraban algunas de las claves fundamentales para comprender a Dalí y, de paso, articular con su historia ciertos acontecimientos del movimiento surrealista. De ahí nació el libro "Gala ¿musa o demonio?

Desde la época, en los años sesenta cuando el "nuevo periodismo" norteamericano, con Tom Wolf a la cabeza, adquirió carta de ciudadanía literaria, los reporteros y periodistas, sobrepasando los límites de su oficio, se fueron interesando en realizar trabajos de mayor calado, con ambiciones evidentemente literarias. Este libro de Tim Mc Girk, sin ser una biografía en el sentido clásico de la palabra, es un relato documentado, biográfico, periodístico, un reportaje en profundidad y una crónica completa acerca de la vida de Gala y de todos aquellos personajes que giraron en torno a la extraña musa, Paul Eluard, el primero, Max krnst, Giorgio de Chirico y por supuesto Salvador Dalí, que compartió con ella su vida y sus altisonantes obsesiones por más de medio siglo que convivió con ella.

Las 25 entrevistas y los 36 libros consultados por Tim Mc Girk dan una idea de la amplitud investigativa con que adelantó su trabajo. Pronto entrevió el autor que para los surrealistas la musa no era siempre una figura ideal en el orden sublime del pensamiento. Más bien un poco al contrario. Su presencia conlleva algo mucho más magnético y más carnal, más apremiante en el orden de las pasiones y también en los márgenes contables. Al menos así lo muestra Mc Girk en su libro, cuando insiste en enseñar a Gala como la persona que inspiró innumerables cuadros del pintor español, pero también la que convirtió su arte en una mercancía. El autor abunda en detalles acerca de la vida íntima, de la relación de pareja, de sus preferencias sexuales, y pasa revista a los actos de los personajes como queriéndolos mostrar al desnudo, haciéndolos descender del mítico pedestal de su gloria.

Es dudoso que "Gala" ¿musa o demonio? se pueda tomar estrictamente como una biografía confiable. La curiosidad por las extravagancias de la pareja centra el relato en esa zona un poco escandalosa, bastante incómoda e iconoclasta, en donde los personajes terminan por perder aquellos rasgos favorables con que se les ha coloreado a menudo. Si cabe preguntarse acerca de la legitimidad del relato, también queda la inquietud de su posible veracidad: ¿abrió Tim Mc Girk la caja de Pandora del más extravagante de los pintores surrealistas?--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.