Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/26/1997 12:00:00 AM

REALIDAD PERFUMADA

Realidad perfumada Secuestros, guerrilla y una intensa historia de amor son los ingredientes de la telenovela de JES. Despues de desvariar por el rumbo del culebrón, con perlas del tamaño de El manantial y Mascarada, la programadora JES se lanza con Perfume de agonía. En esta producción se reconoce la mano de Kepa Amuchastegui, un director que escribió páginas de la televisión tan inolvidables como Garzas al amanecer pero que últimamente parecía haberse enredado en los laberintos del melodrama. En sus incursiones anteriores demostró que no estaba tan familiarizado con el género de las telenovelas como con el de las series, en las cuales obtuvo sus rutilantes éxitos. Hay que reconocer que aquí la programadora vuelve a ponerse retos tanto a nivel temático como visual. Ya no es el novelón rosa sino una historia interesada en el drama nacional del secuestro, la guerrilla, la arrogancia del poder y la tensión entre las clases sociales, claro está que sin dejar de lado el núcleo romántico que nunca podría faltar en una telenovela. Por otro lado, el director también ha asumido el riesgo de jugar con la temporalidad, manejando flash-backs poco típicos en televisión. Sin embargo, a pesar de estas buenas intenciones, la historia cojea en varios aspectos. Este juego con los tiempos, por ejemplo, ha sido tan osado que no siempre ha redundado en bien de la historia, sino que en ocasiones ha terminado por entorpecerla. En cuanto al argumento, un aspecto poco coherente es la imagen idealizada de la guerrilla, que correspondería más al estereotipo con que se la imaginó la juventud de los 60 que al fenómeno descarnado que conoce el país de los 90 y que tiene muy poco que ver con subversivos románticos de ojitos claros y anteojos a lo John Lennon. Igual de desfasados con la dura realidad están otros personajes, como la policía o el empresario de la radio. Indudablemente a un libreto no puede exigírsele una veracidad documental, ya que se trata ante todo de una ficción que debe además entretener. Sin embargo, cuando un libreto decide nutrirse de la realidad para alimentar sus historias no puede violar ciertas reglas de la coherencia y la veracidad. Es decir, unos son los códigos y los personajes de las telenovelas tradicionales y otros los de las 'historias adultas' con temáticas contemporáneas e inspiraciones en la vida real. Y lo que falla en Perfume de agonía tal vez sean esos personajes y soluciones importadas del culebrón que no cuadran en una historia con pretensiones realistas. De ahí surgen caricaturas de guerrilleros, de barrios pobres y de mujeres malas, y en general de situaciones que a esta luz se ven falseados y quiebran la coherencia interna de la historia. Sin embargo el núcleo dramático de la telenovela: el de una secuestrada (interpretada magistralmente por Alejandra Borrero, como es su costumbre) enamorada de su secuestrador promete ser bastante atractivo y sin duda da para explotar múltiples aspectos interesantes de la realidad colombiana como ya lo ha empezado a hacer.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.