Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1998/02/09 00:00

REBELDE CON CAUSA

Tras 10 años de investigación sobre Manuelita Sáenz la escritora Marie-Claire de Andreis publicó recientemente una biografía de la heroína. SEMANA la entrevistó.

REBELDE CON CAUSA

Aunque Marie-Claire de Andreis es graduada en historia del arte no pudo escapar a la obsesión que le produjo la figura de Manuelita Sáenz y su desempeño durante la gesta libertadora de Simón Bolívar. De su pasión surgió una biografía que ha publicado recientemente en Colombia.
Semana: ¿De dónde nació su obsesión por Manuelita?
Marie-Claire de Andreis: Mi interés es de hace muchos años. La descubrí al leer sobre la vida de Simón Bolívar y me fascinó. Sin pensar en escribir sobre ella empecé a reunir información, busqué lo que se había escrito, consulté los pocos documentos históricos que existen al respecto y de pronto me di cuenta de que tenía suficiente documentación como para escribir un libro.
Semana: ¿Qué otros elementos influyeron sobre su novela?
M.C. de A.: Influyó sobre todo el hecho de haber visitado la totalidad de los lugares por donde estuvo Manuelita. Así pude respirar de alguna forma el ambiente que la rodeó. Visité Catahuango, donde pasó parte de su adolescencia; estuve en Lima en el Palacio de la Magdalena, donde compartió muchos momentos con el Libertador y, por supuesto, en Paita, donde terminó exiliada. Estos viajes me ayudaron a darle vida a mi personaje de Manuelita.
Semana: ¿Qué fue lo que más le llamó la atención de Manuelita?
M.C. de A.: Me llamaron la atención tres cosas: la primera, la forma tan moderna con la que se comportó en un momento en que un modo de actuar como el suyo era impensable en una mujer, algo que sólo vino a tener eco en este siglo. La segunda, su espíritu desinteresado. Fue una mujer que, si bien no despreció el lujo, encontró en la vida unos valores que puso por encima de todo eso. De hecho, terminó en la miseria al sacrificar sus bienes en aras de unos ideales políticos bastante nobles. Y la tercera, su fidelidad, no hablo con el Libertador, sino consigo misma y sus principios. Fue una persona que ni siquiera en la adversidad cambió sus convicciones.
Semana: Quizás la biografía más completa sobre Manuela Sáenz es la de Alfonso Rumaso González. ¿Encontró usted alguna novedad en relación con el trabajo del historiador?
M.C. de A.: Datos específicos no. Sin embargo yo pude tener acceso a un documento muy importante y definitivo que vino a publicarse mucho después de que Rumaso escribiera su biografía. Se trata de todo el epistolario sostenido entre Manuelita y el general Flores, que vino a salir a la luz pública apenas en 1986. Gracias a estos valiosos documentos pude conocer la parte final de su vida y acercarme a su lucha desesperada por ser fiel a sus ideas en la medida en que su exilio en Paita se lo permitía, sobre todo en lo que tiene que ver con la rehabilitación de la imagen del Libertador.
Semana: Hace unos cuatro años un investigador de nombre Carlos Alvarez Saá publicó el supuesto diario perdido de Manuelita, asegurando que un general había alcanzado a rescatar el cofre íntimo de la amante del Libertador antes de que se procediera a la quema de la casa de Manuelita en Paita después de su muerte. ¿Qué veracidad le atribuye usted a ese diario?
M.C. de A.: Bueno, yo no soy una especialista en documentos históricos. Pero de acuerdo con mi investigación puedo tener casi la certeza de que ese diario tiene que ser apócrifo. Habría sido maravilloso que se hubiera podido rescatar algo. Pero en realidad creo que de esa quema no quedó nada.
Semana: ¿En su biografía hasta dónde llega la fidelidad a la historia y hasta dónde llegan las libertades literarias?
M.C. de A.: Ante todo mi meta fue respetar la historia, no alterarla en lo más mínimo. Por consiguiente, mis libertades literarias no van más allá de la reconstrucción del ambiente de la época y algunos diálogos que me sirven en la narración pero no inciden en el curso de la historia, sobre todo cuando escribí sobre la adolescencia de Manuelita.
Semana: Algunos historiadores opinan que Manuelita Sáenz pasó a la historia sólo por haber salvado a Bolívar en la noche septembrina. ¿Usted opina lo mismo o Manuelita poseía suficientes méritos como para pasar a la historia por sí misma?
M.C. de A.: La vida le dio la oportunidad de actuar al lado del Libertador. No sé qué habría pasado si no se hubieran encontrado. Antes de conocerlo ella ya era una patriota destacada. Sin embargo toda su vida está muy vinculada con Bolívar. Gracias a su pasión por el Libertador nació la leyenda, una leyenda que, por lo demás, Manuelita merece con toda justicia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.