Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/9/2001 12:00:00 AM

Recomendados de la discoteca verdiana

En el año verdiano la oferta discográfica es enorme... pero no todo lo que brilla es oro

Llevar a Verdi al disco ha sido faena de romanos. El prestigio de un renombrado director y una buena selección de grandes voces pueden ser un buen indicio, pero no siempre resultan ser suficiente garantía. Estas versiones han conseguido el aplauso y gozan de un prestigio casi unánime.

MACBETH
Milnes, Cossotto, Raimondi, Carreras Ambrosian Opera Chorus
New Philharmonia Orchestra. R. Muti
Emi Classics (1976) Dos CD

Aunque original de 1847, Riccardo Mutti dirige la versión revisada para el estreno parisiense de 1865, que profundiza mejor en el original de Shakespeare. En el rol protagonista está el barítono norteamericano Sherril Milnes, en condiciones vocales magníficas; sin embargo el prodigio es la Lady Macbeth de la mezzosoprano italiana Fiorenza Cossotto, por la contundencia de su voz de legítima estirpe dramática y dominio del bel canto. José Carreras (tenor) y Ruggero Raimondi (bajo) complementan el cuarteto protagonista de impresionante equilibrio. Muti dirige con brillantez.

MACBETH
Cappuccilli, Verrett, Domingo, Ghiaurov
Coro e Orchestra del Teatro alla Scala. C. Abbado
Deutsche Grammophon (1976) Tres CD

Del mismo año de la anterior también con la versión revisada (1865). La crítica alaba la precisión de la batuta de Claudio Abbado, especialmente en las escenas con el coro de brujas, calificadas como “electrificantes”. Otro gran atractivo está en la intensidad de los dúos de la mezzosoprano norteamericana Shirley Verrett y el barítono italiano Piero Cappuccilli, quienes enriquecen la sordidez de la tragedia. Plácido Domingo y el bajo búlgaro Nicolaï Ghiaurov resultan impecables. La orquesta de la Scala está en lo suyo y eso no se debe pasar por alto.

LUISA MILLER
Ricciarelli, Domingo, Obraztsova, Bruson, Howell, Ganzarolli
Chorus & Orchestra of the ROH Covent Garden. L. Maazel
Deutsche Grammophon (1980) Dos CD

Esta Luisa Miller –la primera ópera de la madurez verdiana– lo tiene todo: dirección, orquesta, voces y sonido glorioso. Encabeza la soprano italiana Katia Ricciarelli, en una de las más bellas grabaciones de su carrera, al lado de Plácido Domingo como Rodolfo, quien canta a la altura de su prestigio. El barítono italiano Renato Bruson como Miller es un verdiano de casta. Los roles más breves se encargaron a los magníficos oficios de Elena Obraztsova (Federica), Gwynne Howell (Walter) y Wladimiro Ganzarolli (Wurm). Edward Greenfield dijo –con mucho acierto– que Maazel logró la intensidad de una representación en vivo; bueno, la grabó luego de una serie de espléndidas representaciones en el Covent Garden, precisamente con el mismo elenco.

LA TRAVIATA
Gvazava, Cura, Panerai
Solisti Cantori. Orchestra Sinfonica Nazionale della RAI. Metha
Teldec (2000) Dos CD

Haber conseguido de esta Traviata una magnífica versión musical es admirable. La representación se televisó el año pasado, en directo, en condiciones de excepción: se interpretó en diferentes lugares de la capital francesa y sus alrededores a lo largo del día: mientras Zubin Metha dirigía la orquesta ‘a distancia’, el sonido se retransmitía por monitores. La soprano Eteri Gvazava sorprende por una auténtica recreación del Sempre libera del acto I y un completo retrato musical de la protagonista. El argentino José Cura, el más reconocido tenor joven de la actualidad, logra poner al servicio del Alfredo su poderío vocal de tenor dramático. El barítono italiano Rolando Panerai es un autorizado Germont por voz y por riqueza en la emisión.

UN BALLO IN MASCHERA
Arroyo, Domingo, Cappuccilli, Cossotto, Grist
Chorus of the ROH Covent Garden
New Philharmonia Orchestra. R. Muti
Emi Classics (1975) Dos CD

Esta obra de 1859 abre el capítulo verdiano que alterna tragedia y comedia. Alguien dijo que con un elenco de tanta fortaleza no debería extrañar el magnífico resultado. Esa es una verdad a medias porque precisamente un elenco de tantos abolengos verdianos –Martina Arroyo como Amelia, Plácido Domingo como Ricardo, Piero Cappuccilli como Renato, Fiorenza Cossotto como Ulrica y Reri Grist como Oscar– podría producir una ‘colcha de retazos’. Pero como el asunto está bajo la dirección de Ricardo Muti, uno de los grandes abanderados de la búsqueda del sentido original de las partituras y la unidad dramática, el resultado es extraordinario.

DON CARLO
Domingo, Caballe, Raimondi, Verret, Milnes
Ambrosian Opera Chorus Orch. Of the ROH Covent Garden C.M. Giulini
Emi Classics (1971) Tres CD

La más ambiciosa y compleja de las óperas de Verdi, con la conducción de Carlo Maria Giulini, en la versión italiana en cinco actos. Absolutamente todo funciona. A Giulini se le reconoce haber instalado Don Carlos en el repertorio en 1958 luego de su legendaria versión en el Covent Garden de Londres en asocio con Luchino Visconti. Considerada como una de las grandes grabaciones del siglo XX, la luminosidad, transparencia, claridad y perfecta limpieza del Auto de fe de esta versión sencillamente no ha sido superada. Una anécdota: Giulini les apostó a cuatro solistas –Plácido Domingo, Montserrat Caballé, Sherril Milnes y Ruggero Raimondi– cuando no eran grandes estrellas internacionales.

AIDA
Caballe, Domingo, Cossotto, Ghiaurov, Cappuccilli
Chorus of the ROH Covent Garden
Trumpeters of the R.
Military School of Music
New Philharmonia
Emi Classics (1974) Tres CD

Es la Aida para aquellos que prefieren este drama más en los terrenos íntimos que del gran esplendor. La soprano Montserrat Caballé canta una Aida noble y plena de detalles con momentos de canto sencillamente gloriosos (su O Patria mia es una lección de buen hacer). La mezzosoprano Fiorenza Cossotto como Amneris es el paradigma de la autoridad, estilo y canto impecables. Plácido Domingo es un extraordinario Radamés (lo ha grabado en varias oportunidades, no siempre con tanta suerte) y profundiza a tope su personaje. Piero Cappuccilli es un gran Amonasro. Muti deliberadamente decidió permitirse el ‘gran sonido’ sólo en la escena de la Marcha triunfal.

AIDA
Freni, Carreras, Baltsa, Cappuccilli, Raimondi
Chor der Wiener
Staatsoper
Wiener Philharmoniker Karajan
Emi Classics (1980) Tres CD

Herbert von Karajan le apostó a una atmósfera esplendorosa. El sonido de la orquesta sugiere un marco monumental pero sus solistas se mueven por terrenos básicamente líricos (de hecho, escogió como protagonistas a la soprano Mirella Freni y al tenor José Carreras, de medios vocales más líricos que dramáticos en el momento de la grabación). La magnificencia de sonido de la escena triunfal no tiene rival en ninguna otra grabación. En lo dramático hay dos cumbres: el dúo de Aida y Amonasro en la Escena del Nilo (Freni y Cappuccilli) y el de Radamés y Amneris (Carreras y Baltsa) en la Escena del juicio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.