Domingo, 22 de enero de 2017

| 1999/11/22 00:00

RECORDAR ES VIVIR

Las obras ganadoras del Sa lón Nacwlo-nal de ¡A#b9Xs han sido recogidas en una muestra que <BR>se exhibe porestos días en el MAM de Bogotái~

RECORDAR ES VIVIR


DESDE SU APERtura, en noviembre de 1940, el Salón Nacional de Artistas ha servido de escenario de todo
tipo de manifestaciones y debates que han contribuido a desarrollar el arte moderno en Colombia y se ha
convertido, de paso, en un testimonio histórico de esta evolución.
Con el paso del tiempo el evento se ha consolidado como uno de los más importantes termómetros del arte
nacional, no sólo para generaciones de reconocida trayectoria sino también para jóvenes artistas que em
piezan a figurar dentro de la plástica nacional. A la hora de los balances, como el que presenta por estos días
el Museo de Arte Moderno de Bogotá, sobresale la calidad de los artistas que han obtenido el primer puesto
del Salón a lo largo de sus 37 versiones. Nombres como el de Alejandro Obregón, Eduardo Ramírez
Villamizar, Enrique Grau, Fernando Botero, Doris Salcedo y María Teresa Hincapié son, entre otros, algunos
de los artistas que se han destacado en el certamen.
El Ministerio de Cultura recopiló 114 láminas que condensan las obras ganadoras desde 1940 hasta 1998 y se
expondrán hasta el 13 de noviembre en el MAM. Posteriormente la misma muestra se llevará a Cali, Medellín y
Barranquilla.
Alejandro Obregón Con su obra La violencia, expuesta en 1962 por primera vez, revolucionó la visión que se
había presentado hasta entonces sobre el tema.Marta Traba dijo sobre ella: "Repercutirá en cualquier parte,
sobre cualquier tierra, alli donde se haya cometido un acto de barbari en Leonel Góngora
Obtuvo el premio en 1986 con Matemidad, Magdalena. El experto Germán Rubiano dijo en su momento: La
obra de Góngora ha sido dura, casi despiadada, proclive a lo literaria
Ignacio GOmez Jaramillo: Obtuvo el prirner premio en la historia de los salones naturales, en 1940, con la obra
La madre del pintor. La critica del momento destacó su manejo del color y la facilidad para eliminar el
elemento que no creia necesario.
Enrique Grau
Su obra Naturaleza muerta lunar acaparó la atencion de los expertos en 1958. Para muchos esta pintura fue la
incursión del autor en el llamado abstraccionismo puro.
Edgar Negret
En 1963 ganó el Salón con la escultura Vigilante celeste. Sus láminas de metal se convirtieron en una
incursión fundamental en el desarrollo de la plástica nacional.
Doris Salcedo
Catalogada como 'perfeccionista' por el crítico José Hernán Aguilar, Doris Salcedo logró mezclar una serie de
manifestaciones artísticas con su instalación 'Sin título', en 1987.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.