Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/27/2010 12:00:00 AM

Red social

David Fincher, autor de 'Seven', 'El club de la pelea' y 'Zodiaco', nos convierte en prójimos de los lejanos inventores de Facebook.

Título original: The Social Network
Año de estreno: 2010
Género: Drama
Dirección: David Fincher
Guión: Aaron Sorkin basado en el libro The Accidental Billionaires, de Ben Mezrich.
Actor: Jesse Eisenberg, Andrew Garfield, Justin Timberlake, Armie Hammer, Josh Pence, Joseph Mazzello, Brenda Song, Rooney Mara.

Yo no quería que se acabara Red social: quería seguir conociendo ese mundo como un turista que recorre una ciudad que ha oído nombrar desde siempre. La película tenía que terminarse, sin embargo, porque ya había respondido las preguntas que mueven hacia delante el drama que relata. ¿Conseguirá ese disfuncional estudiante de 20 años, ese hijo de los computadores llamado Mark Zuckerberg, encajar en un mundo en el que nadie más habla su idioma?, ¿logrará que la red social que se ha inventado en Internet, el tal Facebook que transforma todo, lo convierta por fin en un hombre aceptado por los otros?, ¿se enterará algún día, después de pasar por encima de tantos, del significado de la palabra arrogancia?: todos los interrogantes habían sido despejados.

Pero yo no quería que se acabara. Red social es, como suelen ser las grandes películas norteamericanas (piensen, para no ir demasiado lejos, en las películas de siempre: Ciudadano Kane, El padrino, Network, Buenos muchachos, La lista de Schindler), una ficción que documenta un mundo: una ficción que convierte a un grupo de extraños en nuestros prójimos. Y el universo que nos describe punto por punto, el de una generación autista que ha estado democratizando a la humanidad por medio de Internet, como si fuera hora de probar que la democracia no solo sucede en el papel, resulta absolutamente fascinante. Red social es envolvente. No tiene coreografías de acción ni de sexo. No se saca ases de la manga en las escenas finales. Pero consigue ponernos en los zapatos de una nueva raza. Y probarnos que pertenecemos a ella.

¿Por qué lo consigue? ¿Cómo lo consigue? Primero: el brillante guión de Aaron Sorkin, el dramaturgo detrás de películas como Cuestión de honor o Juegos de poder, no le teme a poner todo en manos de los diálogos: no le teme a darles líneas inteligentes a todos sus personajes. Segundo: las interpretaciones impecables de Jesse Eisenberg, Andrew Garfield y Justin Timberlake nos hacen pensar “yo he visto a estas personas en alguna parte” desde el principio hasta el final de la narración. Tercero: el montaje de Kirk Baxter y Angus Wall, a medio camino entre el documental y el exigente cine del nuevo Hollywood de los 70, evita todos los pasos en falso. Cuarto: la extraordinaria banda sonora, compuesta por el Trent Reznor de Nine Inch Nails y el Atticus Ross de 12 Rounds, le sirve al largometraje como los rieles le sirven a un tren.

Y quinto: el cineasta David Fincher, que en Seven (1995), El club de la pelea (1999) y Zodiaco (2005) nos había descrito nuestra violencia, nuestra torpeza, nuestro narcisismo a la hora de acercarnos a los otros, dirige todos los elementos con su pulso de siempre hacia un final abierto que nos prueba que hemos estado viendo una tragedia: suelen terminar de esa manera, con una respuesta que nos obliga a verlas de nuevo, las grandes películas norteamericanas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.