Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1993/09/06 00:00

REGENERACION O CATASTROFE

La ampliacian de sus instalaciones parece ser la única solución posible para que el Museo Nacional, de Bogotá, deje de ser una institución estática y anquilosada.

REGENERACION O CATASTROFE

EN LOS ULTIMOS AÑOS, EL MUSEO NAcional se estaba transformando en sí mismo en una pieza de museo. Con el paso del tiempo, los bogotanos se habían acostumbrado a ver en el imponente panóptico, antigua cárcel de Cundinamarca y la segunda pieza arquitectónica más importante de Colombia después del Castillo de las murallas y el Castillo de San Felipe, en Cartagena, una institución hecha sólo para que los estudiantes de bachillerato cumplieran con sus tareas. En pocas palabras, el Museo Nacional estaba llegando a tal grado de anquilosamiento, que prácticamente pasaba inadvertido para los propios bogotanos. Era una pieza mas de su propia colección, como las antiguas carreteras de los proceres de la patria.
De hecho, en la actualidad el 70 por ciento del inventario del Museo Nacional está archivado por falta de espacio. Esculturas genuinas de Rodin, auténticos vasos etruscos, fragmentos de tumbas egipcias, vestigios culturales de Pompeya y cuadros originales de la escuela flamenca, son algunas de las particulares colecciones que se han mantenido guardadas durante varias décadas en bodegas, al lado de un gran número de piezas precolombinas y coloniales colombianas que corren igual suerte. El problema venía de casi 50 años atrás, prácticamente desde el mismo instante en que los colegios Mayor de Cundinamarca y Policarpa Salavarrieta se ubicaron en los terrenos adyacentes a la parte posterior del museo. Con su instalación, los colegios no sóo contribuyeron al deterioro paulatino del primer piso de la histórica edificación sino que imposibilitaron la ampliación del museo.
Sin embargo, luego de intensos años de lucha, gracias a la labor de su junta directiva, de la directora; Elvira Cuervo de Jaramillo y del apoyo del actual Gobierno, las cosas están cambiando. Los sucesivos directores del Museo Nacional llevaban mas de 40 años reclamando al Estado el necesario traslado de los colegios, pero sólo hoy parece esbozarse una solución definitiva. En estos días el Museo Nacional entregará al Conpes un completo estudio sobre las posibilidades de ampliación de las instalaciones, para que la institución pueda iniciar el próximo siglo con una nueva dinámica. Entre los planes del museo, actualmente en proceso de restauración general, se encuentra la clasificación computarizada de todo el inventario patrimonial colombiano no sólo del museo sino de todo el país; la complementación del patrimonio artístico, hoy bastante pobre; y sobre todo, la selección y conservación del legado histórico del siglo XX, del cual no se ha rescatado prácticamente nada.
La restauración ya tiene asegurado el dinero necesario para culminarla. Sólo falta ver si la gran reestructuración tendrá la acogida suficiente para que el Museo Nacional deje de ser una reliquia más de sus propios bienes históricos y se convierta en una institución dinámica, coherente con las grandes transformaciones del próximo milenio y digna de ser visitada más de una vez, como sucede con los museos nacionales de las grandes metrópolis. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.