Martes, 23 de septiembre de 2014

| 1988/03/14 00:00

REGRESO CON GLORIA

"Dos policías al acecho", marca el regreso triunfal de Richard Dreyfuss al cine.

REGRESO CON GLORIA


Chris Lecce es un policía de Seattle, maduro, cansado del oficio, torpe, tratando de pasar sus últimos años en el oficio sin recibir un golpe o un rasguño de los hampones que persigue. Tiene obsesión por las mujeres y las pizzas trasnochadas y la palabra "deber" no es una de sus favoritas. El día que un asesino de policías, "Garrote" Montgomery, escapa de la prisión, la vida monótona y aburrida de Lecce cambia por completo, se transforma en una aventura amorosa que traerá complicaciones para todos.

Chris Lecce, interpretado por el actor Richard Dreyfuss, es uno de los 3 personajes principales de la nueva comedia del director John Badham ("Juegos de guerra", "Relámpago azul" y "Fiebre de sábado por la noche"), comedia que demuestra que el género de humor y carcajadas sigue siendo el gran filón de Hollywood. Los otros dos personajes son, su compañero policía, Bill Reimers (interpretado por un estupendo y joven actor, Emilio Estévez, hijo de Martin Sheen), y la actriz Madeleine Stow como María McGuire, la amante del fugitivo. La vida aburrida del maduro policía se convierte en un lío cuando el FBI lo asigna a una misión nada excitante, en principio: vigilar durante todas las noches, durante varios días; la casa de María hasta donde se presume llegará el asesino.

Para Richard Dreyfuss, esta película, "Dos policías al acecho", representa la confirmada resurrección profesional y humana de quien durante varios años estuvo condenado al ostracismo en Hollywood, mientras sobrevivía al alcohol, la drogadicción y conflictos sentimentales. En 2 años y ante la sorpresa de críticos y espectadores, ha protagonizado 4 comedias que lo han reubicado como uno de los mejores humoristas, en una época que estaba marcada por los temas y personajes trágicos, dramáticos y sangrientos. Con un contrato de exclusividad con Touchstone, la filial de Disney que hace películas para un público diferente al infantil, ha filmado una detrás de la otra, "Un loco suelto en Beverly Hills" (como el millonario a quien un vagabundo le seduce la mujer, la hija y el perro), "La guerra de los vendedores" (como el inescrupuloso que le quita la esposa a un competidor), "Me quieren volver loca" (al lado de Barbra Streisand y por la cual, él puede ganarse un Oscar), y ésta, con su personaje de Lecce, más viejo que su compañero de guardia, tratando de no aburrirse mientras graban todos los sonidos de la casa del otro lado de la calle, mientras espían a la muchacha cuando se viste y se desviste, mientras escuchan y reportan, mientras hacen bromas a los otros dos detectives que vigilan durante el día, mientras Lecce se obsesiona con la belleza latina de María y la sigue, la acosa, la enamora, la seduce y se olvida de los límites naturales que su oficio le impone, hasta cuando de vigilante pasa a estar atrapado por ella, hasta cuando se produce el regreso del asesino que toda la ciudad está buscando. Uno de los factores claves del humor a la manera de John Badham y el guionista Jim Kouf (escritor de "Class"), está en la relación que se establece entre Dreyfuss y Estévez, con sus edades dispares, con sus gustos enfrentados, con su inclinación hacia las bromas, y la forma como el muchacho contempla esta pasión tardía de un hombre enloquecido por una mujer.

Pocas carreras en Hollywood como la de Richard Dreyfuss, tan llena de excelentes películas y logros de taquilla. Una carrera que comenzó 16 años atrás con American Graffiti de George Lucas (el actor, un muchachito apenas, estuvo en Cartagena, todo tímido y callado en 1973). La verdad es que, ya desde los 9 años, Dreyfuss estaba haciendo cine y teatro. Después seguirían sus papeles en películas como "El aprendizaje de Duddy Kravitz", "¿Qué clase de vida es esta?" (sobre la eutanasia), "Tiburón" (como el científico extraño), "Insertos" (como el realizador de cine porno), The big fix (sobre una novela de Malamud), "Encuentros cercanos del tercer tipo" (era la segunda vez con Spielberg), "La chica del adiós" (como el actor varado que se enamora de una mujer de más edad: se ganó el Oscar a los 29 años de edad), y entonces viene un paréntesis de 8 años hasta cuando Disney lo lanza de nuevo con estas 4 comedias.

Emilio Estévez, por su parte, es uno de los mejores símbolos de la nueva generación de actores que se tomó Hollywood. A los 23 años escribió, dirigió y protagonizó su propia película, Wisdom después de trabajar en otras como Repo man, "El primer año del resto de nuestras vidas", The breakfast club, Tex, The outsiders (ambas dirigidas por Coppola) y That was then, this is now.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×