Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/2/2010 12:00:00 AM

Regreso con gloria

El cantante británico Peter Gabriel cumple 60 años. Siempre a la vanguardia en música y tecnología, lanza ahora un disco con versiones del rock de varias épocas.

Nadie ha ahorrado adjetivos para describir el nuevo disco del músico inglés Peter Gabriel. El periódico The Guardian dijo que es un trabajo "perfeccionista e inspirado", en tanto que la revista Rolling Stone lo define como "grandilocuente y frondoso". Es cierto que Peter Gabriel ha sabido rodear su obra de una gran expectativa, alimentada por los largos silencios entre un disco y otro (el anterior salió hace ocho años, y este a su vez había hecho esperar 10 años a los fans). Pero también es cierto que siempre está a la altura, ayudado por un conocimiento magistral de la tecnología de cada época.

El músico que hace cuatro décadas redefinió el rock progresivo, al impregnarlo de efectos teatrales sobre el escenario, acaba de lanzar Scratch my back: un álbum extraño, como casi todo lo que hace, sólo que esta vez la novedad consiste en que las composiciones son ajenas. Para celebrar su cumpleaños número 60, Gabriel dijo que decidió "enfocarse más en ser un intérprete que un creador". La frase es imprecisa porque, en su caso, las versiones difieren tanto del original que terminan volviéndose creaciones propias.

Peter Gabriel se hizo famoso en la escena de la música pop cuando lanzó el álbum So, a mediados de los 80. No sólo era un disco orientado a las listas de popularidad, sino que el cantante lo rodeó de un aura sónica y visual muy avanzada para la época. Para 1986 todo el mundo hablaba del videoclip de Sledgehammer con sus trucos de animación y sus efectos digitales. Desde entonces, en el universo de sus canciones, música y tecnología han ido siempre de la mano.

El siguiente paso en su carrera representó un riesgo. Gabriel fue contactado para hacer la música de la polémica película La última tentación de Cristo. Pero le sacó gran provecho creativo: se dedicó a estudiar y recopilar ejemplos musicales de la región en que vivió Jesucristo (Israel y Jordania), e incluso un poco más allá (Egipto, Irán y Turquía), y construyó un disco que marcaría las bases de un nuevo interés geográfico. Nacía, con su ayuda, la llamada world music, que no es otra cosa que la globalización aplicada a la música.

Para mediados de los 90, todas las grandes tiendas de discos ya tenían una sección de world music donde el comprador podía ubicar la música por continentes y países. Esta tendencia ayudó, entre otros, a la cantadora Totó la Momposina, cuyo primer disco de exposición internacional fue producido por el sello de Peter Gabriel. En esas grabaciones actuó como ingeniero de sonido Richard Blair, quien hoy vive en Bogotá y tiene muy gratos recuerdos de su maestro: "En su pasaporte, la profesión declarada de Peter Gabriel es humanista; eso lo dice todo. Es una gran persona, es un hombre muy poderoso en la música pero eso no le impide tratar bien a todo el mundo. En las sesiones de grabación él es quien prepara el café".

Scratch my back, su nuevo disco, presenta una docena de canciones que él hubiera querido componer. A la vez, es un reconocimiento a artistas que van desde amigos coetáneos como David Bowie hasta jóvenes vanguardistas como Radiohead. En el universo de Peter Gabriel no parece haber diferencias generacionales, como tampoco hubo diferencias de etnicidad hace unos años.

En cuanto a la música, el gran impacto está dado por la ausencia de guitarras y batería, que son los instrumentos clave del rock, para darles paso a arreglos más sinfónicos (la influencia del compositor minimalista Steve Reich es evidente). Según el músico, "quería que los arreglos fueran simples, austeros pero siempre emotivos, para que las canciones pudieran oírse y hacerse sentir". El efecto es imponente. En términos beethovenianos, diríamos que Peter Gabriel ha hecho su Novena Sinfonía: un canto de hermandad humana que no viene nada mal en estos tiempos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.