Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/18/2010 12:00:00 AM

Regreso a la gloria

El éxito colombiano en el Tour de l’Avenir es el resultado de un trabajo de varios años que está cerca de la meta: volver a tener un equipo colombiano en el Tour de Francia.

El triunfo de Nairo Quintana el pasado domingo en el Tour de l’Avenir no fue una casualidad. Su victoria, tal y como ocurrió con la de Alfonso Flórez en esta misma prueba en 1981, es el resultado de un esfuerzo para revivir la época en que dos e incluso tres equipos criollos tomaban la partida de pruebas como el Tour de Francia, la Vuelta a España o el Giro de Italia. Esto ocurrió en la década de los 80, cuando se dieron triunfos como el de Lucho Herrera en la Vuelta a España de 1987 o el tercer puesto de Fabio Parra en el Tour de Francia de 1989.

Los años felices terminaron a comienzos de 1990, cuando al retiro de Lucho Herrera y Fabio Parra se sumó otro igual de sensible: el de los patrocinadores. Por esta razón, las últimas dos décadas han sido las de los llaneros solitarios: ciclistas que, como Santiago Botero, Mauricio Soler o Rigoberto Urán, han tenido que ganarse un tibio apoyo de los equipos europeos en los que militan.

La situación puede cambiar pronto y para bien, gracias al equipo Colombia es Pasión, un proyecto que empezó hace cinco años y que hoy funciona como una empresa ciclística, con una gerente, médicos, psicólogos y nutricionistas. Esta iniciativa, que desde el comienzo contó con el apoyo de la Marca País y a la que luego se sumaron Adpostal y, como en los viejos tiempos, la Federación Nacional de Cafeteros, ha adelantado un proceso que tiene como objetivo final volver a un Tour de Francia con un equipo ciento por ciento nacional.

Para lograrlo, hace dos años decidieron empezar desde abajo, al participar con su grupo juvenil en la Copa de las Naciones, circuito de la Unión Ciclística Internacional que se desarrolla en su mayor parte en Europa y está compuesto por pruebas sub-23. Con esto, pretenden que los colombianos comiencen a ser reconocidos como un grupo de jóvenes capaces de refrescar el deporte y libres de cualquier sospecha de dopaje. Al mismo tiempo, decidieron aplicar en sus filas el pasaporte biológico, programa de control al dopaje que permite monitorear constantemente el perfil sanguíneo de los ciclistas, requisito indispensable para competir en las grandes ligas. “Así abrimos puertas. Por tratarse de un equipo que más que a una marca representa a un país, que además busca cambiar su imagen, por nada del mundo podemos darnos el lujo de protagonizar un escándalo de dopaje”, afirma su gerente, Luisa Fernanda Ríos.

Ya en Europa, la siguiente meta era el Tour de l’Avenir, máxima prueba de la categoría. El objetivo se acaba de cumplir con creces: al título de Nairo Quintana se sumaron el de la montaña de Jarlinson Pantano y el primer lugar en la clasificación por equipos en una carrera que tiene el valor agregado de ser organizada por la misma empresa propietaria del Tour de Francia.

Hecha la tarea, el próximo reto es dar el salto a la categoría Continental Profesional, la segunda división. Estando en este nivel, ya se puede ser invitado a una de las grandes pruebas. Para esto es necesario un presupuesto de 7.000 millones de pesos anuales, que, según Ríos, ya están cerca de conseguir. Con la financiación asegurada y el pasaporte biológico listo, el equipo podrá competir en pruebas a las que acaban de ser invitados, como el Dauphiné Liberé y la Vuelta a Cataluña.

El camino se empieza a abrir, gracias a un factor que el equipo quiere capitalizar: la necesidad de renovación de un deporte golpeado por el dopaje. Sus dirigentes también saben que el deporte se ha vuelto frío, dominado por la táctica conservadora de los grandes equipos, y son conscientes de que la gente pide espectáculo, que quiere ver ciclistas rompiendo el pelotón con sus ataques. Algo en lo que los colombianos tienen mucho que aportar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.