Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/9/2015 7:00:00 PM

Reloj Astronómico de Praga cumple 605 años

Se alza como un vestigio de la época medieval, en la capital de la República Checa. Detrás de él se esconde una leyenda.

Es uno de los relojes más famosos del mundo y se alza en la fachada del ayuntamiento, en Praga, la capital de República Checa.

Su creación es toda una leyenda. Se cree que cuando Mikuláš terminó su obra los concejales del ayuntamiento le provocaron ceguera para que no replicara en otro sitio el reloj. En venganza, cuenta la historia, el maestro maldijo su propia obra.

Además, se creía que el Maestro Hanuš, quien lo reconstruyó en 1490, fue el creador. Sin embargo, en 1961 se halló un documento que ratificó a Mikuláš como el legítimo autor.

El bello mecanismo ha sido calificado como una obra de arte y durante siglos ha marcado la hora de una forma singular.

Su nombre, Reloj Astronómico, se debe a que tiene un cuadrante astronómico que indica dónde está el sol y la luna. Además de esto, tiene un segundo cuadrante que representa los meses del año.

Pero esto no es todo, como en un paseo mecánico también aparecen, cada vez que el reloj marca la hora, los doce apóstoles y las figuras que representan la muerte, la vanidad y la avaricia.

Es el único reloj en el mundo que marca cuatro franjas horarias. La hora astronómica, la centroeuropea, la de la antigua Babilonia y la de la antigua Bohemia.

La joya mereció que Google le hiciera un homenaje en su doodle con una ilustración que ha puesto a miles de personas a preguntarse por su procedencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.