Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1998/11/16 00:00

RESCATANDO AL SOLDADO RYAN

Steven Spielberg remueve los corazones con una descarnada visión del desembarco en Normandía.

RESCATANDO AL SOLDADO RYAN

Direccion: Steven Spielberg
Protagonistas: Tom Hanks, Edward Burns, Matt Damon, Tom Sizemore.
Desde su estreno en Estados Unidos el verano pasado la más reciente película de Steven Spielberg no ha dejado de suscitar comentarios tan entusiastas como escalofriantes a lo largo y ancho de Norteamérica. Entusiastas por la forma impecable con la que el niño genio de Hollywood logró narrar uno de los capítulos más trascendentales de la Segunda Guerra Mundial: el desembarco en Normandía, la operación anfibia más grande de la historia llevada a cabo el 6 de junio de 1944 en las costas francesas y que marcaría el sendero definitivo para la victoria final de los aliados sobre la Alemania nazi. Escalofriantes por la mirada implacable de Spielberg sobre el episodio.
Apartado de las películas de guerra de los años 50, en las que el famoso Día D era descrito a partir de los partes de victoria de los generales, el director de E.T. se lanzó a la odisea de contar la historia desde el campo de batalla, allí donde miles de soldados terminaron siendo carne de cañón del enemigo en una operación que tuvo todos los elementos del desastre. Sucedió en la playa de 'Omaha'. La estrategia era llevar divisiones aerotransportadas detrás de la línea enemiga y bombardear por aire las fortificaciones alemanas para luego asaltar por sorpresa la costa con la infantería que llegaba en vehículos de desembarco con el objetivo de formar una cabeza de playa. Pero todo salió mal. Los bombarderos no pudieron operar con el tino requerido por los gruesos y bajos nubarrones y los paracaidistas cayeron a kilómetros de distancia. Así que en el momento en que la infantería entró en acción las fortificaciones alemanas estaban prácticamente intactas. Finalmente los aliados lograron tomarse la playa pero a un costo dramático en vidas y heridos.
Los primeros 30 minutos de película que describen el episodio son para muchos la mejor secuencia de guerra jamás filmada. Y también la más dramática. Con una crudeza que no intenta embelesarse cínicamente con el desastre sino reflejar en detalle los horrores del conflicto, Spielberg hace de aquellas tomas una obra maestra de la narración. Espectacular, sí, pero no por eso menos real de lo que debió ser. Es inevitable que el espectador tenga la sensación de que es un soldado más en medio del zumbido de las balas y que, paralizado, viva en carne propia el infierno de la batalla. Los avances técnicos le han permitido a Spielberg retratar con fidelidad espeluznante un asalto cuyo riesgo real de fracaso era del 80 por ciento. Y eso es, precisamente, lo que la pantalla demuestra.
Pero eso es sólo el comienzo. Rescatando al soldado Ryan narra la historia del capitán John Miller (Tom Hanks) y de un puñado de hombres a su mando que, una vez cumplido el objetivo en 'Omaha', deben realizar una inesperada misión: encontrar al soldado Ryan (Matt Damon), un paracaidista que se encuentra en alguna parte detrás de la línea de combate y acaba de perder a sus tres hermanos en la guerra. El jefe del estado mayor ha ordenado devolverlo a su hogar, en Iowa, donde lo espera su desconsolada madre. El soldado Ryan en realidad nunca existió pero en los anales de la guerra están registradas historias similares, como la de Fritz Niland, quien perdió a sus tres hermanos en la misma semana, dos de ellos en Normandía.
De manera similar a como lo hizo con la visita a la tumba de Oscar Schindler el de Jerusalén en La lista de Schindler, Spielberg inicia y termina Rescatando al soldado Ryan con escenas en el camposanto de Normandía, secuencias que han conmovido al público pero, sobre todo, a los héroes de la guerra, que han visto por fin a un director identificarse con ellos.
Vendida en Estados Unidos como la mejor película de guerra de todos los tiempos, quizá la producción ha sido sobrevalorada. Aparte de las escenas del desembarco, que sin duda pasarán a la historia como uno de los más brillantes retratos de la operación, la cinta no difiere mucho de otras de su mismo género, lo cual no quiere decir que no reúna los méritos suficientes como para erigirse en un clásico contemporáneo. Tal vez es la revisitación a un tema que se consideraba clausurado la causante directa de la ola de entusiasmo y expectativa suscitada en Estados Unidos sobre la Segunda Guerra Mundial. De hecho, detrás de Rescatando al soldado Ryan han aparecido nuevos libros al respecto con millones de ejemplares vendidos, y en proceso de producción se hallan otras cinco películas alusivas., entre ellas The thin red line, dirigida por Terrence Malick y protagonizada por John Travolta, George Clooney, Nick Nolte y Sean Penn.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.