Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/16/2016 10:23:00 AM

¿Merece Rick la venganza de Negan?

La comunidad de Alexandría recibe una visita terrorífica que comprueba una vez más quién es el nuevo líder. *Esta nota contiene spoilers.

Rick Grimes (Andrew Lincoln) no ha vuelto a ser el mismo desde que conoció a Negan (Jeffrey Dean Morgan). Ya no queda ni la sombra de lo que era. Ahora Rick no es el líder de nada: ni del grupo que llegó a “evangelizar” a Alexandría, ni de esa comunidad que fue durante un tiempo una zona segura.

En sus ojos se ve el temor hacia el nuevo villano de la serie, lo que le puede llevar a perder el aprecio que había ganado de los millones de fanáticos en todo el mundo. Ya no tiene las riendas y así se lo ha ha comunicado a su gente, que ha mostrado extrañeza por su débil personalidad.

Nadie entiende cómo Rick accede a todas las peticiones de Negan ni cómo le entregó mansamente y sin protestar toda el armamento que le hubiera servido a la comunidad para defenderse de estos crueles personales.

Sugerimos: ¿Quién es el guardaespaldas de Negan?

Este nuevo y humillado Rick es el anfitrión de una visita inesperada. Negan toca la puerta de Alexandria antes de lo que había acordado. Viene con su pandilla a saquear lo que hay de la granja y a sembrar el temor en quienes aún no lo conocían. Y trae consigo otro acompañante: su nuevo sirviente, Daryl (Norman Reedus). Después de la tortura del capítulo anterior Daryl no pronuncia palabra, nunca levanta la mirada del suelo y se ha convertido en un ente controlado que obedece únicamente y sin pensarlo las descabelladas órdenes de su nuevo líder.

Le puede interesar: ¿Por qué fue tan chocante el capítulo de The Walking Dead?

Negan ratifica su posición de nuevo villano, al atacar directamente a los personajes con los que el público ha hecho empatía hace seis años, y que ahora se encuntran acorralados y atemorizados. Esta es su gran venganza tras el ataque que sufrieron los salvadores de manos de Rick y su grupo en una de las temporadas pasadas, cuando se llevaron todo el armamento que ahora reclama Negan.

Pero mientras Rick cede todo su liderazgo, su hijo no se deja doblegar y así lo demuestra en el episodio de esta nueva temporada. Cuando los salvadores, obedeciendo las órdenes de su líder, abastecen sus camiones con las camas, los colchones, todas las armas y las municiones del lugar, se escucha un disparo. Negan y Rick van a controlar la situación y encuentran a Carl, (Chandler Riggs) amenazando a uno de los salvadores por querer llevarse todas las medicinas. Al hijo de Rick no le tiembla la mano para apuntar el arma ahora directamente a la cara de Negan. El adolescente no tiene problema en encararlo, a pesar de todo lo que ha demostrado ser capaz de hacerle a quienes cuestionan su autoridad: la cara quemada de Dwight (Austin Amelio), el asesinato de Glenn y Abraham (Michael Cudlitz), la tortura de Daryl, e incluso la sumisión de Rick.

Esto no parece ser tan grave cuando Negan se da cuenta de que faltan dos armas del inventario de Alexandria. Alguien las ha escondido y esto no le gusta nada, por lo que la encargada de llevar la cuenta de las armas que entran y salen del lugar, y que ha pasado por alto las faltantes, no merece vivir según la lógica del nuevo líder.

Negan, además llega a reclamar a Maggie, la viuda de Glenn. Podría haberla obligado a irse con él, y unirse junto con Sherry, la exesposa de Dwight, al harén de mujeres que es representativo de este villano en el cómic. Pero el Padre Gabriel (Seth Gilliam) convence a Negan de que Maggie no pudo lidiar con la ausencia de su esposo, y murió y como coartada le muestra la tumba en la que fue enterrada. Ella en realidad está en Hilltop, la comunidad de Jesus (Tom Payne), que podría representar la salida a todo el control del nuevo villano.

Recomendamos: Con el rey Ezequiel, The Walking Dead celebra su sexto cumpleaños

Michonne (Danai Gurira), que ahora es la pareja de Rick, no soporta la humillación a la que se ven enfrentados su hombre, su comunidad y ella misma. Pero Rick le dice que todo lo hace por su hija, y que no permitirá que le pase algo, aún a sabiendas que no él no es el verdadero padre sino Shane (Jon Bernthal), su mejor amigo que lo traicionó con su esposa. Ese es el motivo de Rick para dejarse humillar y obedecer las órdenes del que ahora es su líder.

¿Hasta cuándo soportará Rick y su grupo tantas humillaciones y torturas? ¿Quién será el primero en rebelarse ante Negan? ¿Daryl asumirá el mando y desplazará a Rick? Estos interrogantes se despejarán en los próximos episodios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.