Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/4/2016 4:37:00 PM

Templos en Cauca, un signo de resistencia

Los templos doctrineros de Cauca estaban a punto de desaparecer. Ahora, después de su restauración, lucen como un símbolo de tenacidad para su población.

Colombia tiene un patrimonio cultural oculto entre las montañas del departamento de Cauca. Se trata de seis capillas doctrineras de los resguardos indígenas nasa construidas en el siglo XVII por la comunidad jesuita. Cuando los españoles se dieron cuenta de que no podían someter a los nasa a través de la violencia, decidieron enviar una comisión de monjes católicos para que adoctrinaran a la población y así extender su poder.

Avirama, Chinas, Pisimbalá, Suin, Santa Rosa y Togoima son los únicos lugares del departamento que mantienen estas edificaciones, declaradas bienes de interés cultural de la nación desde 1998. Las otras seis capillas se perdieron por abandono, avalanchas que se presentan en estas zonas montañosas y otros desastres naturales que han enterrado también a más de mil indígenas y ha expulsado a más de 1.600 familias, según lo reportado por la Corporación Nasa kiwe.

La comunidad nasa, a través del vicariato, hizo una solicitud al Ministerio de Cultura para que considerara la restauración de estos templos como una inversión prioritaria. Fue así como el Gobierno aportó más de 5.000 millones de pesos para la reedificación de estos lugares y ya se han entregado cinco capillas en buenas condiciones.

Pero ¿por qué los indígenas querrían mantener estos templos que son símbolo de una estrategia de los colonizadores para someterlos? El presidente de los resguardos nasa, Naval Achicue Pardo, explica que como producto del proceso de evangelización, ahora su espiritualidad es un hibrido entre sus creencias ancestrales y la religión católica. “Los sacerdotes han respetado nuestra forma de comunicarnos con Dios y nuestros ritos. La idea es que no se pierda nuestra cosmovisión y que haya una armonía entre estas dos formas de pensamiento”.

Estos templos se han convertido en un espacio de tolerancia para la comunidad, en el lugar de reunión, de intercambio de ideas y de la celebración de eventos culturales de los habitantes. “Estos sitios han permitido que la comunidad pueda vivir en paz y que podamos estar en armonía con los campesinos con los que compartimos el territorio,” dijo Marcelino Nez, profesor de la escuela en Togoima.

Las capillas serán centros culturales y de reunión para la comunidad Nasa. Foto: Juan David Padilla.

Así lo ven también varios gobernadores de los resguardos que manifestaron su gratitud a la ministra de Cultura, Mariana Garcés, cuando hizo la entrega oficial de las capillas. “Para nosotros la inversión y las obras en nuestra comunidad es una muestra de paz y de que el Estado ha puesto sus ojos en la región. Nunca antes había venido un Ministro para hacer entrega de algo importante para nuestra comunidad, por eso estamos contentos. Claro que faltan muchas cosas más y esperamos que no sea la última vez que el Gobierno mire nuestras necesidades,” aseguró Solís Guillermo Pardo Tenorio, gobernador municipal del Resguardo Indígena de Avirama.

Otros habitantes del lugar concuerdan en que la restauración de las capillas es un símbolo de resistencia, pues han soportado la violencia de la naturaleza, de la guerrilla y del Ejército. Y que estos templos estén de pie significa su comunidad resiste y seguirá existiendo por mucho tiempo. “Para nosotros no es solo un lugar –dijo Nez- es el símbolo de nuestra cultura y de lo que hemos resistido históricamente.”

Tan importantes son estos lugares para la comunidad nasa, que ellos mismos se involucraron en el proceso de restauración donde más de 3.000 personas se reúnen para celebrar sus creencias. “Este era uno de los sueños que tenía desde cuando estudiaba arquitectura”, afirmó Jean Carlos Cifuentes, arquitecto de Belalcázar, cabecera municipal del Cauca. Y agregó que la comunidad aportó el conocimiento heredado de sus ancestros a través de la tradición oral y ellos mismos pusieron también la mano de obra. “Siempre mostraron sentido de pertenencia por la capilla, el trabajo fue continuo y no hubo inconvenientes. Ahora serán ellos los responsables del mantenimiento de las capillas”.  

Durante la inauguración de las capillas la comunidad celebró con bailes, música, comida y representaciones teatrales.  Foto:  Juan David Padilla

Al finalizar la entrega oficial de estos templos, la ministra de Cultura se comprometió con la restauración de la capilla de Pisimbalá, que sufrió un incendio en el 2013, para que el conjunto de templos doctrineros de Cauca quede en óptimas condiciones.

Queda demostrado que la cultura, la presencia y de la inversión del Estado es fundamental para la construcción de una paz que se debe desarrollar desde las necesidades de los territorios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.