Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/7/1992 12:00:00 AM

Revaluación de la libertad

Cinco pintores incas exponen, en la Garcés Velásquez de Bogotá, las nuevas tendencias del arte peruano.

VINIERON A COLOMBIA PARA reafirmar que el arte no tiene fronteras. Llegaron del Perú, acompañados de sus cuadros, para exhibir lo mejor de su pintura contemporánea. Se trata de Marcela Agois, Patricia Vega, Jorge Castilla, Armando Andrade y Carlos Runcie. Cinco artistas que exponen actualmente en la Galería Garcés Velásquez de Bogotá.
Los cinco tienen estilos diferentes, usan técnicas diversas, hablan de temas distintos. Pero hay algo que los une: la tierra. Son peruanos, y eso no lo olvidan ni siquiera en el momento supremo en el que se enfrentan al lienzo en blanco y a los pinceles limpios. Son de un país en crisis, y eso se refleja en lo que pintan, en lo que dicen y hasta en lo que callan.
Pero sus obras trascienden las noticias de bombas o "fujimorazos". No son una protesta fácil contra una realidad difícil de soportar. Son obras que tocan una fibra más íntima, más individual. Van dirigidas hacia temas que inquietan al ser humano. Hablan de la revaluación de la libertad, en el caso de Armando Andrade. Del equilibrio entre lo material y lo espiritual, en los collages de Patricia Vega. Del culto por lo religioso y lo sagrado, que se ha convertido en obsesión para Marcela Agois. De las miserias reales del hombre que se evidencian en la pinturas de Jorge Castilla... A todos los persiguen "fantasmas" diferentes. Pero a todos los une una realidad inexorable: sus raíces suramericanas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.