Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1989/03/20 00:00

A ritmo paisa

Dirigida por Jorge Orlando Melo, la "Historia de Antioquia" es el mejor esfuerzo en su género.

A ritmo paisa

Desde la aparición del "Manual de Historia de Colombia", hace ya cerca de diez años, se ha impuesto la tendencia de realizar obras históricas en las que se reúnen ensayos de diferentes autores sobre temas específicos. Aunque para algunos, esta modalidad presenta problemas por la falta de unidad y porque generalmente entre ensayo y ensayo se presentan diversas opiniones sobre un mismo punto, es innegable que el concurso de expertos en diferentes disciplinas -economistas, politólogos, sociólogos e historiadores del arte, entre otros- da un panorama bastante amplio sobre el período o lugar a tratar.
La "Historia de Antioquia" es heredera directa de esta tradición. Se trata del esfuerzo más importante hecho hasta la fecha por lograr una historia amplia de una de las regiones de mayor importancia del país. También, aparece en una época en la que la historia regional está de moda, como resultado de las diversas dinámicas que se presentan en el desarrollo histórico de las regiones colombianas.
Bajo la dirección del historiador antioqueño Jorge Orlando Melo, más de cuarenta especialistas escribieron sus monografías sobre los más disímiles temas antioqueños, desde la era precolombina hasta la actualidad.
El aspecto geográfico no está ausente, y uno de los primeros capítulos ubica al lector en las condiciones climáticas, topográficas y ambientales del departamento. De ahí en adelante está prácticamente todo. Patricia Londoño hace un excelente trabajo en el capítulo dedicado a mostrar y analizar cómo han evolucionado las costumbres en Antioquia, desde la colonia hasta la actualidad. Allí está el cambio en el vestuario, en las costumbres más cotidianas, en la vivienda y hasta en la manera como se divierten los antioqueños.
La conocida y estudiada "colonización antioqueña", ocupa otro capítulo fundamental, en el que Roberto Luis Jaramillo estudia el fenómeno despejándolo de todo matiz regionalista y mostrando cómo, antes de cualquier interés filantrópico, este desplazamiento de población obedeció a intereses y necesidades económicas. El director del proyecto, Jorge Orlando Melo, está presente con un ensayo sobre la política en Antioquia entre los años 1830 y 1850, en el que queda claro que la vocación democrática de los antioqueños en ese tiempo no era tan real como parecía. Prueba de ello es el hecho de que 10 gobernadores y 20 congresistas que actuaron en ese período eran hermanos o primos.
La literatura no podía faltar. El poeta Jaime Jaramillo Escobar, hace un descarnado análisis de los poetas antioqueños al final del cual, escasamente Barba Jacob y León de Greiff logran salvar el pellejo. Por su parte Luis Antonio Restrepo enfila baterías contra Fernando González y Luis López de Mesa, los dos más prestigiosos pensadores antioqueños, a los que ataca por su racismo, superficialidad e inconsistencia.
No podía faltar Hernán Restrepo Duque. Si alguien debía escribir el capítulo sobre música popular, ese era Restrepo Duque, tal vez el colombiano que más conoce sobre el tema. Es así como en su ensayo, escrito de manera agradable, desfilan desde la guabina hasta el tango, pasando por el rock, todos los ritmos que han dejado huella en la historia antioqueña. Están los grupos musicales más representativos, cantantes y una que otra anécdota.
Con todos estos elementos, la "Historia de Antioquia" es uno de los libros más importantes de comienzos del 89. En una edición bien lograda, aunque no lujosa, el libro recoge toda una serie de ensayos que fueron publicados a lo largo del año pasado por el periódico El Colombiano, trabajo que ganó el premio de periodismo Simón Bolivar en su versión anterior.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.