Viernes, 20 de enero de 2017

| 1995/07/10 00:00

ROB ROY

Esta cinta sobre el honor escocés del siglo XVIII es un estupendo abrebocas de la superproducción de Mel Gibson, 'Brave heart'.

ROB ROY

DIRECTOR: MICHAEL CATON-JONES
PROTAGONISTAS: LIAM NEESON, JESSICA LANGE, JOHN HURT, TIM ROTH Y ERIC STOLZ.
POR ESTOS DIAS el mundo del cine está pendiente del estreno de Brave heart, la película producida, dirigida y protagonizada por Mel Gibson sobre el legendario héroe escocés William Wallace, el soldado que defendió las tierras de su patria en la guerra contra Inglaterra, a finales del siglo XII. Promocionada como una de las mejores cintas de la temporada, Brave heart (Corazón valiente) se estrenará en Colombia a finales del próximo mes. Mientras llega ese momento, surge como alternativa para una buena preparación la película de Michael Caton-Jones (director de Doc Hollywood y Escándalo), Rob Roy, la historia de uno de los últimos héroes míticos del sistema de clanes, en la Escocia de 1700: Robert Roy MacGregor, protagonizado por uno de los actores más relevantes del momento y a quien el papel le quedó como anillo al dedo por su origen celta: Liam Neeson. En medio de una sociedad compuesta por una nobleza cada vez más poderosa y corrupta. y un sistema de clanes sumido en una pobreza ascendente, la figura de Rob Roy se levantó como símbolo de los valores tradicionales escoceses a punto de derrumbarse, todos ellos resumidos en uno solo: el honor. La película narra la historia de Robert Roy MacGregor, jefe y proveedor de su clan, y su esfuerzo por sacar de la pobreza a su familia y a su grupo social, enfrentándose a la rapiña de la nobleza sin perder su honor.
Jessica Lange, ganadora del Oscar a la mejor actriz este año, ratifica su talento como la fiel, amorosa y comprensiva esposa de Rob Roy. la única persona por quien el héroe es capaz de violar su propia moral. El veterano John Hurt interpreta al marqués de Montrose, codicioso funcionario dispuesto a sacrificar cualquier cosa por dinero. Finalmente, Tim Roth hace las veces del lugarteniente del Marqués, un sádico, corrompido espadachín para quien la moral no existe. Epica, romántica y apasionada, Rob Roy transporta al espectador por los imponentes campos escoceses y lo hace disfrutar de una historia que posee los ingredientes suficientes para pasar un buen rato: el héroe de bondad infinita y sentido estricto de la justicia enfrentado a un villano paradigma de la crueldad y la perversión; el amor verdadero como soporte de la victoria sobre el mal, la valentía como único vehículo de conservar el honor. Todo esto dispuesto dentro de una narración impecable y acompañado de una buena banda sonora.
Rob Roy no es otra cosa que una excitante aventura, recreada en tierras míticas, sobre un héroe que parece más una leyenda. Y no cabe duda de que este tipo de historias resisten cualquier posible atropello de las modas.


EL BESO DE LA MUERTE
Sin la crudeza directa de 'Pulp Fiction', esta película rescata lo mejor del cine negro de los años 40.
DIRECTOR: BARBET SCHROEDER
PROTAGONISTAS: DAVID CARUSO, NICHOLAS CAGE, SAMUEL JACKSON
Y MICHAEL RAPAPORT
RECONOCIDO por realizaciones como Mariposas de la noche, Mujer soltera busca y El misterio Von Bulow, el director Barbet Schroeder se mete ahora con el oscuro mundo del hampa neoyorquina en su película El beso de la muerte.
Basado en un film noir (cine negro) de 1947, Schroeder rescata lo mejor del género para reconstruir una historia sobre la cruda realidad que se esconde detrás de la lucha de la justicia norteamericana contra la mafia. El beso de la muerte es la historia del ex convicto Jimmy Kilmartin (David Caruso) en su etapa de rehabilitación. Apartado con esfuerzo del hampa y a punto de hacer realidad una vida normal al lado de su mujer y su pequeña hija, Jimmy debe pelear no sólo contra la incertidumbre del futuro sino con un pasado que insiste en devolverlo a sus viejas épocas de ladrón de autos.
Este filo de navaja le sirve a Schroeder para saciar su mayor obsesión, la misma que tuvieron los directores del cine negro de antaño: el delgado cedazo que separa el bien del mal. Si en un principio la historia parece la típica película de policías buenos y maleantes corruptos, pronto se difumina el espejismo. En el mundo del hampa no se sabe quién es peor, buenos y malos son en definitiva villanos inmersos en un mundo que no les ofrece otra posibilidad que la de hacer lo necesario por sobrevivir a cualquier costo.
Esta ambiguedad, desarrollada a través de un cuidadoso guión y una narración inteligente, convierte la cinta de Schroeder en una pieza sobresaliente del film noir, sin el estilo estrambótico y casi rockero que introdujo Pulp Fiction en el género, pero con la elegancia de las mejores obras del cine negro. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.