Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/06/28 11:15

Polémica en Rock al Parque: ¿qué es cierto y qué no?

¿Es difícil que una banda sea elegida? ¿Está en detrimento? ¿Ya no es un festival tan rock?

Koyi K Utho Rock al Parque Dia 2 Bogota Colombia Agosto 16 2015. Foto: Ana Vallejo Revista Semana

Rock al Parque cumple 22 años de promoción de la industria musical en el país. Cientos de bandas han pasado por este evento, que es uno de los más grandes de Hispanoamérica y Latinoamérica. Por primera vez es incluido en la lista de los mejores festivales de mundo por Fest300, la guía de consulta definitiva para los mejores festivales.

Hay tres formas para poder participar como artista en este Festival, que se realiza cada año en el parque Simón Bolívar, esta vez, del 2 al 4 de julio. Una de estas es ser invitado por los organizadores, para lo cual es necesario que la banda sea reconocida, que tenga una buena trayectoria y que haya consolidado una buena audiencia. Otra forma es ser elegido en festivales de alguna localidad de la ciudad, y por último, participando en la convocatoria.

Este año la convocatoria fue de 250 bandas que se presentaron nacionalmente y de este conjunto son seleccionadas sólo 20 agrupaciones. En esta edición, por primera vez, pidió un año de trayectoria y un soporte de las presentaciones que han realizado en otros eventos. Además, tendrían que enviar tres canciones en Sound Clud y un videoclip de una presentación en vivo.

Luego, el jurado elegiría a las 44 mejores bandas para que se presenten en una audición privada para una selección definitiva. “En la preselección veía sobre todo el videoclip y en las audiciones que tuvieran una puesta en escena y un sonido bien compacto”, dijo a Semana.com la cantante de rock Katherine Arévalo (MadKat), jurado de rock al parque 2016.

MadKat también reconoció que se necesita un poco de suerte porque aunque el jurado trata de ser objetivo, al evaluar tantas bandas esa objetividad se pierde un poco.

César López, vocalista de Ikarus Falling, grupo que estará presente en esta edición el 4 de julio, afirmó a este portal que lo más difícil para estar en Rock al Parque es ser constante y sonar dentro de la escena.

“Se necesita una inversión en buenos instrumentos, haber participado en otros festivales y eso requiere de esfuerzo. La mejor manera para poder sustentarse cuando uno está empezando es a través de los concursos y las convocatorias porque no hay muchos patrocinios para este género en el país”, dijo López.

¿Qué beneficios hay?

Además de recibir un incentivo económico de cuatro millones de pesos aproximadamente y presentarse en el festival, quienes logran pasar estos filtros podrán participar en ruedas de negocios donde hay productores, disqueras y promotores.

Rock al parque es una puerta que permite que la banda se presente en otros festivales como Manizales Grita Rock, Convivencia Rock en el Eje Cafetero, Ibagué Ciudad Rock, y otros conciertos internacionales como Corona Capital en México.

Uno de los grupos que se han visto beneficiados por esta plataforma es Koyi K-utho.

¿Hay rosca?

Una de las críticas es que las bandas seleccionadas por convocatoria suelen ser elegidas por “rosca”.

Sin embargo, López, quien ha participado varias veces en la convocatoria, dice que una garantía es que cada año cambian a los jurados.

“No puedo decir que haya algún tipo de corrupción”, aseguró.   

El repunte del festival

A lo largo de los años una de las críticas constantes es que el festival ya no es tan rock.

Chucky García, uno de los curadores del evento, aseguró a Semana.com que el 75 % de los artistas son rock y dentro de este gran género se encuentran otros como hardcore, punk, punk rock, metal, rock clásico, además de reggae y ska, que han acompañado este evento a lo largo de los 22 años de trayectoria.

También, dijo que sólo el 25 % está enfocado en un público alternativo.

“Muchas gente critica el evento, pero si miran banda por banda, pueden darse cuenta de que es falso que el festival no sea de rock”, aseveró García. 

López, por su parte, dijo: “Pelear porque aparezca una banda que no sea ‘tan rock’ es tonto. Sucede que cada vez es más difícil definir qué es este género. Por otro lado, el evento tiene una gran oferta de artistas y es gratuito, de modo que si alguien está inconforme con alguna de las bandas que se presenta, tiene la opción de cambiar de tarima para oír a otros artistas”.

Y agregó: “Hay que darles cosas nuevas al festival y es importante evolucionar. Desde los años 50 hasta acá el rock se ha diversificado y se puede elegir lo que uno quiere escuchar”.

¿En detrimento?

También se ha hablado del detrimento del festival. En el 2011 alcanzó una asistencia de 336.000 personas, cifra récord hasta entonces en la historia del Rock al Parque.

Ya en el 2012 bajó a una asistencia de 250.000 personas. En el 2013 la asistencia disminuyó aún más: 110.218 visitantes, pero en el 2014 tuvo un repunte con 393.600 personas y en el 2015 asistieron 350.000. Para este año se espera superar los 300.000 asistentes.

García dice que el sentido de pertenencia ha aumentado. Hay un aumento de bandas bogotanas y nacionales. También se han abierto nuevas tarimas como la de artistas femeninas y se han traído artistas importantes.

Desde 1995 han participado bandas nacionales como Aterciopelados, Minga Metal, Policarpa y sus viciosas, Ático, Kraken, SuperLitio, Dr. Krápula, Caramelos de Cianuro, Estados Alterados, Kronos, Masacre, De Bruces A Mí, Antípoda, Purple Zipers y Celso Piña y Su Ronda Bogotá.

Entre los artistas internacionales estuvieron A.N.I.M.A.L, Los Auténticos Decadentes, Babasónicos, Andrés Calamaro, Fito Páez, Los Cafres y Charly García de Argentina; Desorden Público de Venezuela; Huelga de hambre de Perú;  Manu Chao de Francia;  Plastilina Mosh, Panteón Rococó, Molotov, Zoé y Panda de México; Apocalyptica, de Finlandia; El Cuarteto de Nos y No te Va a Gustar, de Uruguay, Gondwana, de Chile; D.R.I. y Black Label Society de Estados Unidos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.