Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2005/05/22 00:00

Rock total, sabor local

Por fin está en el mercado colombiano 'Tripping Tropicana', de la banda caleña Superlitio, álbum nominado en 2004 a los premios Grammy y que se había convertido en un verdadero objeto de culto.

Superlitio ha desarrollado un estilo musical muy ecléctico pero reivindican ante todo sus raíces rockeras.

Superlitio tiene el color del camaleón y las vidas del gato. El grupo, formado en Cali hace nueve años, se hizo famoso por un disco llamado El sonido mostaza que aparentemente dejaba establecida su identidad sonora. "Éramos una banda de rock, ortodoxamente, no utilizábamos influencias latinas", explica su guitarrista Alejandro Lozano. De pronto vino una gira por Estados Unidos en 2001 y allí se les abrió otro panorama: descubrieron el reggae, el funk y los ritmos latinos. Cinco años después de tocar la primera nota empezaron a verter elementos de salsa en su música. Curioso, teniendo en cuenta el acervo salsero de los caleños.

De cualquier modo, las referencias que hace Superlitio a la música tropical están filtradas por el espíritu del rock. "Los discos de Willie Colón y Rubén Blades tienen una actitud muy roquera. Héctor Lavoe es casi 'punk", dice Dino, el DJ de la banda.

Esa amalgama terminó llamando la atención de la Academia de Artes y Ciencias de la Grabación, que el año pasado los nominó al Grammy Latino por el álbum Tripping Tropicana, que lanzó el sello independiente norteamericano Cielo Records. Entonces en Colombia sucedió algo muy curioso: como el disco no se conseguía en ningún almacén, los medios decidieron darle toda la cobertura a un producto mucho más masivo que competía en la misma categoría. Para muchos, Mauricio & Palodeagua era la única cuota nacional de los premios que se entregaron en Los Ángeles.

Por fortuna, los fanáticos se aguzaron y empezaron a buscar el disco por distintos medios. El álbum de Superlitio se convirtió en una de las grabaciones más famosas del año pasado a pesar de (o quizá debido a) su ausencia. Era común escuchar entre los coleccionistas frases como "el otro día vi tres importados en un almacén del centro" y la revista Rolling Stone, en su más reciente edición de 2004, lo aclamó como "el disco del año (entrante)" aclarando: "ahora solo se necesita que el álbum llegue a las tiendas".

SEMANA: Finalmente, después de un año se consigue 'Tripping Tropicana' en Colombia. ¿Por qué la demora?

Superlitio: Tuvimos problema de promoción y distribución en el país y por eso salió primero no sólo en Estados Unidos sino también en Holanda, Alemania y Bélgica, antes que en Colombia. Ahora pronto sale en España y el Reino Unido.

SEMANA: Algunos suspicaces dicen que toda esta demora terminó siendo la mejor publicidad...

SL.: Hubiéramos querido generar esa expectativa pero en un margen de tiempo no tan grande. (Risas). Ni que hubiera sido una estrategia de marketing. Fue un sufrimiento horrible.

SEMANA: ¿No bastaba con divulgarlo en Colombia de manera independiente?

SL.: Una disquera grande es clave para la promoción. Salió el video en 'MTV' pero el disco no se conseguía en Colombia, se perdió ese impulso. Lo mismo nos pasó con la nominación a los Grammy. Todo lo que la disquera hacía en Estados Unidos aquí no se reflejaba. Además, la gente que lo consiguió hace rato ya pregunta por un nuevo disco y este apenas tiene tres semanas en el mercado colombiano.

SEMANA: Es la primera vez que Superlitio hace alusión a la salsa. ¿Trataban de evitar que la gente los asociara con esta música por ser caleños?

SL.: Nos gusta la salsa. Pero más que tocar salsa, el ambiente de los lugares donde se toca salsa y recreamos eso en las voces, los sonidos de la percusión, la percepción del piano en la mezcla...

SEMANA: Pero no sólo eso: las referencias son muy especializadas. Por ejemplo, en las notas interiores del disco ustedes se anuncian como "Sonido bestial", que es una frase de Richie Ray. Y la estrofa "Rúñeme mamá" pertenece a 'La ruñidera', una vieja canción de Arsenio Rodríguez.

SL.: Son detalles culturales. A medida que vos vas viviendo te van quedando rezagos, palabras, imágenes, y nosotros empezamos a utilizar todo eso en nuestra música. En Cali la salsa se respira mucho y se siente muy natural, no es como la moda que, en el fondo, vos sabés que es una imposición.

SEMANA: ¿Por qué el 'CD' aparece dividido en lado A y lado B como si se tratara de un disco de vinilo?

SL.: Por la misma razón que en la carátula dice Stereo: queríamos que el disco tuviera un concepto de long-play de los años 70. Hay raíces de funk y música disco, de modo que la imagen tenía que reflejar ese estilo. Pero al mismo tiempo es muy moderno.

SEMANA: Otra cosa que llama la atención es la alternancia de inglés y español en las letras. En una misma línea, por ejemplo, ustedes dicen "Groove into the rhythm y siente el ambiente". ¿Se convirtió en una manera de componer?

SL.: En Sonido mostaza ya había indicios de ese espanglish, y después cuando empezamos a componer las canciones de Tripping Tropicana ya era innato sentir que algo puede sonar mejor en un idioma que en otro. Nosotros somos bilingües, pero no se trata de hacer una canción en español y después pensar "¿Cómo digo esto en inglés?". Se trata de que cada idioma tiene su constitución y su ritmo. El francés es muy bueno para echarle el cuento a las mujeres, el inglés es para roquear y el español te permite usar expresiones como 'rúñeme mamá'.

SEMANA: La revista 'Rolling Stone' decía que las canciones bilingües son las más difíciles de difundir en radio, porque las emisoras de Estados Unidos tienden a concentrarse en un idioma.

SL.: Sí, pero al fin y al cabo, ¿para qué tenemos una banda de rock? Para hacer lo que nos dé la gana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.