Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/17/2016 12:00:00 AM

Rogue One

Ubicada en el universo de ‘La guerra de las galaxias’ y relacionada indirectamente con otros capítulos de la saga, esta película muestra lo difícil que resulta acercarse con nuevos ojos a franquicias tan rentable**1/2

Título original: Rogue One

País: Estados Unidos

Año: 2016

Director: Gareth Edwards

Guion: Chris Weitz y Tony Gilroy

Actores: Felicity Jones, Diego Luna, Mads Mikkelsen

Duración: 133 min

Tuve la fortuna de ver esta historia situada en el universo de La guerra de las galaxias en uno de esos teatros con tecnología zarandeadora, donde las sillas se mueven y le lanzan a uno intermitentemente ráfagas de viento y salpicones de agua. Más que en el futuro, me sentí en un pasado nada lejano, cuando los buses andaban con las ventanas abiertas en invierno por carreteras destapadas, agitando a sus pasajeros como frascos de jarabe. Lo que pasaba en la pantalla tampoco era muy futurista.

Como toda la saga de La guerra de las galaxias, esta nueva película es un ejercicio nostálgico de ciencia ficción. La original, que inauguró la época de los blockbusters en 1977, se inspiraba en seriales de los años treinta, como Flash Gordon, como una especie de atrincheramiento, un rechazo al presente confuso en el que surgió, para distraerse con un pasado simplificado y en el fondo tranquilizador —a pesar de los Darth Vaders y demás—.

Este Rogue One es un heredero de ese escapismo. Ni siquiera el futuro que se puede vislumbrar desde este presente que habitamos —con gente cada vez más interconectada y, paradójicamente, aislada; con la desmaterialización de la información; con una dispersión total de la atención— tiene cabida.

De hecho, en uno de los puntos centrales de la trama una nave de rebeldes va a un planeta archivo del Imperio a encontrar los mapas de la Estrella de la Muerte. Se imaginaría uno que en esa época ya habría transmisiones de archivos más efectivas, aunque esa sería otra película: de unos tipos sentados frente a computadores tratando de encontrar la clave y luego el programa para poderlos abrir.

Como es costumbre en la saga, la familia es fuente de dramatismo. La protagonista es Jyn Erso (Felicity Jones), hija de un ingeniero (Mads Mikkelsen) que diseñó la terrible Estrella de la Muerte y quien queda prácticamente huérfana cuando soldados del Imperio asesinan a su madre y se llevan a su padre a trabajar en su arma acabaplanetas.

Pero hay un problema de escala: todo es tan grande y hay tantas explosiones, que este elemento familiar se desdibuja, es una mueca innecesaria, como la canción que el grupo famoso toca desganadamente para complacer a un público reacio a los cambios.

Acá vale la pena preguntarse qué esperamos de una franquicia de este tamaño y con semejante popularidad. ¿Queremos ver los mismos planetas polvorientos, los mismos extraterrestres excéntricos bebiendo en una cantina, con rostros levemente diferentes? ¿Debería el estudio encargado (Disney, que compró Lucasfilm en 2012) encontrar novedades en ese universo? ¿O lo mejor para su bienestar económico es proteger la franquicia tal y como está?

Lo que parece estar sucediendo es lo segundo. Ante estas nuevas entradas del universo creado hace casi 40 años por George Lucas, se siente uno ante piezas de museo carísimas armadas competentemente, pero pertenecientes a otra época. No hay ningún esfuerzo por pensar algo más, por conciliar ese universo con los avances tecnológicos del presente. Es como si una silla zarandeadora fuera suficiente, pero no, resulta que no tanto. 

Cartelera:

Hackers**

Unos hackers retan al gobierno caprichosamente en este thriller alemán.

Hotel Transylvania 2 **1/2

El abuelo Drácula sufre por no saber si su nieto heredó su vampirismo en esta película infantil.

Magic Mike XXL**1/2

Un grupo de desnudistas emprende un viaje donde consolidan su amistad, ayudan a mujeres insatisfechas e ignoran los rasgos negativos de su oficio.

Everest**1/2

Esta película espectacular recrea un accidentado ascenso al Everest en 1996 con más énfasis en la montaña que en los matices humanos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.