Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/3/1997 12:00:00 AM

Romeo y Julieta

Una roquera versión contemporánea de la historia de amor más famosa de todos los tiempos.

Direccion: Baz Luhrmann
Protagonistas: Leonardo Di Caprio, Claire Danes, John Leguízamo, Brian Dennehy, Pete Postlethwaite, Paul Sorvino, Diane Venora, Harold Perrineau

Es probable que los puristas enrojezcan de la cólera, añorando la sobriedad y la elegancia de las adaptaciones clásicas. Y puede que tengan razón. La versión que propone el director australiano Baz Luhrmann de la tradicional tragedia de William Shakespeare, Romeo y Julieta, ha roto las fronteras del tiempo, de la moda y las costumbres. Ha echado al cesto de la basura las ataduras de la fidelidad formal para reflejar hoy la vigencia de una obra que hace rato superó las limitaciones espaciotemporales del arte. El drama shakesperiano de Baz Luhrmann posee la energía suficiente para expresarse en el lenguaje del vertiginoso mundo moderno, con su atropellada vitalidad, su caos, su odio y su violencia. Sus héroes y sus contrahéroes no cargan espada ni puñal sino armas de fuego que surgen como símbolo de una brutal cotidianidad. Los jóvenes capuletos y montescos se comportan como pandillas rivales inmersas en el abismo de la intolerancia. Y, en medio de la hecatombe, el amor intacto, virginal ante el acoso del tiempo y de eso que los intelectuales han llamado hasta el desgaste la posmodernidad. El drama transcurre en Verona Beach, una ciudad moderna en la que dos familias, los Montesco y los Capuleto, han sembrado una enemistad histórica de trágicas consecuencias, pues está cerca la noche en que, en una fiesta de disfraces, Romeo Montesco y Julieta Capuleto se encarguen de sellar su destino al fusionar su amor prohibido. Respaldada en una vigorosa banda sonora, la película simula ser a veces un enorme videoclip que aprovecha a manos llenas todos los elementos del rock, incluso en la selección del vestuario y la construcción de los decorados y los escenarios. En otras ocasiones la cinta deja asomar claras referencias a Fellini, como la extraordinaria secuencia de la fiesta de disfraces en casa de los Capuleto. Pero por encima de estas insinuaciones, Romeo y Julieta goza de una independencia formal que la enaltece y la aparta de las comparaciones. Leonardo Di Caprio, en el papel de Romeo, se yergue como una de las mayores promesas del cine. Claire Danes, sobria y angelical en el papel de Julieta, mantiene la gracia que ya la había hecho destacar en Mujercitas. Mientras el colombiano John Leguízamo, enérgico y pasional en su caracterización de Teobaldo, confirma una carrera en constante ascenso en Hollywood. Con seguridad Romeo y Julieta generará más de una polémica alrededor de su adaptación. Sin embargo será difícil reprocharle la validez de una propuesta formal valiente y vigorosamente contemporánea.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.