Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/9/2001 12:00:00 AM

¡Sabor latino!

El trío de Michel Camilo, que se presenta esta semana en Bogotá y Medellín, es uno de los principales exponentes del ‘latin jazz’.

El 14 y 15 de junio la Corporación Medellín de Jazz presenta en el Teatro Metropolitano de Medellín y el Teatro Colsubsidio de Bogotá dos conciertos del trío del pianista Michel Camilo, que completan Anthony Jackson en el bajo y Horacio Hernández en la batería.

Dominicano de nacimiento y radicado en Nueva York desde 1979, este pianista y compositor ha ganado renombre como en los viejos tiempos: a través de la fuerza de sus presentaciones en vivo. Más de una vez llegó a los festivales como un desconocido y terminó siendo la sorpresa que se robaba el show. Su trío ha desarrollado un creciente culto en Nueva York entre músicos y aficionados y se presenta regularmente en clubes como Mikells y The Blue Note.

A los 4 años Michel Camilo comenzó a tocar por oído. A los 9 ingresó al Conservatorio Nacional y a los 16 fue miembro de la Orquesta Sinfónica de su país.

En 1979 se fue a Nueva York para estudiar en la escuela Julliard de Música. El trompetista Paquito D’Rivera lo apadrinó en 1983 y Michel hizo parte de su grupo. En ese período Camilo comenzó a trabajar con su propia banda. En noviembre de 1988 lanzó su primer álbum como solista y comenzó una fructífera carrera discográfica. En 1991 se juntó con las pianistas francesas Katia y Marielle Labeque y Dizzy Gillespie. Un año más tarde sacó a relucir su vena sinfónica y presentó su Rapsodia para dos pianos y orquesta, interpretada por la Orquesta Filarmónica de Londres.

Diversas giras y grabaciones han marcado los últimos años de su carrera en festivales y conciertos de jazz, y también como director invitado del la Orquesta Sinfónica Nacional de República Dominicana. Ha recibido la influencia de grandes pianistas, como Art Tatum, McCoy Tyner, Bill Evans, Ahmad Jamal, Sonny Clark y Erroll Garner. Es un fervoroso defensor de la fusión de estilos musicales diferentes. “Los puristas deben abrir sus mentes porque estamos en el siglo XXI y el jazz no es una pieza de museo, está siempre en constante evolución”, afirma.

Sus acompañantes

Horacio ‘El Negro’ Hernández nació en La Habana. A los 12 años entró a la Escuela Nacional de Arte y se especializó en percusión. Grabó en los legendarios estudio Egrem con Paquito D’Rivera, Arturo Sandoval y Germán Velazco. En 1980 se juntó con el pianista Gonzalo Rubalcaba, 10 años después se trasladó a Roma y en 1993 a Nueva York, donde tocó con D’Rivera, Arturo Sandoval, Regina Carter, Chico O’Farrill y Tito Puente, entre muchos otros. En 1998 la revista Drum Magazine lo eligió como el baterista del año.

El bajista neoyorquino Anthony Jackson comenzó a tocar guitarra a los 12 años y a los 16 se dedicó al bajo de tiempo completo. Ha trabajado con artistas de jazz y pop como Roberta Flack, el violinista Michael Urbaniak, Chick Corea, Al Di Meola y John Scofield. Desarrolló una nueva técnica y unos altos niveles creativos. Impresiona por su sentido del ritmo y su trabajo innovador en el desarrollo del contrabajo guitarra de seis cuerdas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.