Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1993/06/14 00:00

San Francisco en Nueva York

Para la crítica es el más excitante ballet que ha visitado a Nueva York en décadas. Felipe Díaz logró un importante reconocimiento.

San Francisco en Nueva York


CONQUISTAR EL público y la crítica neoyorquinos en materia de ballet es una faena casi imposible. La ciudad está habituada al nivel de sus compañías locales y a recibir en sus escenarios los grandes ballets rusos y europeos.
Al terminar su triunfal gira con una semana de actuaciones en el Lincoln Center, Nueva York se rindió a la evidencia de que es no sólo una de las primeras compañías de América sino una de las grandes del mundo.
San Francisco llevó un repertorio que abarcó desde clásicos como El lago de los cisnes hasta la más avanzada de la guardia. Y naturalmente todas sus grandes estrellas. Entre ellas un joven colombiano de 18 años, Felipe Díaz, quien figura en la categoría de "aprendiz", pero que en escena se desempeña como solista. Como tal bailó y fue aplaudido en Le quatro stagioni, la coreografía de Helgi Tomasson con música de Antonio Vivaldi.
Para nadie es un secreto que Díaz, hijo de las dos primeras figuras del ballet clásico en Colombia, Ana Consuelo Gómez Caballero y Jaime Díaz, es una de las más prometedoras figuras de la joven generación balletística en los Estados Unidos.
El año pasado representó a la Escuela de San Franciso en la competencia mundial de Varna en Bulgaria. Un inesperado accidente le impidió llegar a la prueba final: el piso del escenario cedió y se luxó un tobillo. Hasta ese momento acumulaba el más alto puntaje entre los competidores de su categoría. El jurado declaró desierta la medalla de oro y le confirió una mención honorífica. Iba por el oro, eso quedó claro.
Que no figure en la nómina de solistas tiene una explicación: estar en el proceso para obtener la visa de trabajo en Estados Unidos. Hasta tanto esto no ocurra, San Francisco tendrá que mantenerse en la categoría de "aprendiz". Así de hecho baile, hombro a hombro, con las grandes estrellas y empiece a ser una de ellas. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.