Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/2010 12:00:00 AM

Santas gracias

Ocho años recorriendo el país le dejaron a Álvaro Uribe una insólita colección de arte popular y de objetos religiosos, regalados al mandatario por los colombianos. Serán expuestos a partir de esta semana en Medellín y Jericó.

Por la gran cantidad de obsequios que un Presidente recibe, no sería mala idea sumarles al Palacio de Nariño, a la casa de Hatogrande y a la de Huéspedes Ilustres de Cartagena una bodega presidencial. Y si para un período de cuatro años no alcanza el espacio, menos para dos. Sobre todo si se trata de un Presidente como Álvaro Uribe, que dedicó buena parte de sus períodos a visitar municipios, veredas y corregimientos en los que miles de ciudadanos le expresaron su afecto mediante presentes de todo tipo -como una camiseta del Real Madrid con su nombre estampado en la espalda o una cabra lechera-, aunque siempre predominaban las obras de arte popular y los objetos religiosos.

De conservar y clasificar el amplio arsenal de cuadros, esculturas y objetos devocionales se encargó Lina Moreno, su esposa, sin tener claro qué terminaría haciendo con ellos. "Lina siempre tuvo la intención de darles las gracias a los artistas y devolverles algo como muestra de gratitud", explica Ana María Delgado, gerente de la Fundación BAT. A esta entidad, reconocida por su interés en el arte popular, recurrió la primera dama en los días del trasteo presidencial para evaluar la posibilidad de organizar una exposición con los regalos. La idea tuvo acogida y a ella se sumaron la Cámara de Comercio de Medellín y el Museo Antropológico del Suroeste, con sede en Jericó. Pero quedaban los objetos religiosos. Teniendo ya la logística, decidieron organizarlos en categorías y exhibirlos en una exposición doble. Así surgieron Con Gratitud y Con Devoción, dos muestras que junto con el III Salón BAT de Arte Popular se inaugurarán el próximo jueves 7 de octubre en Medellín.

Para darle forma y sentido al proyecto recurrieron al crítico y curador Eduardo Serrano, quien eligió 59 obras entre pinturas, esculturas y relieves, de las más de 500 que se habían recopilado. "Había obras con mucha gracia, trabajos muy coloridos y muy de las entrañas del Presidente: caballos, el Presidente a caballo, con Chávez, con Simón Bolívar, con Íngrid Betancourt. Me sorprendió la cantidad, casi no cabían en la casa privada", recuerda Serrano. Para el curador, se trata de un tipo de arte que, al no ser preconcebido, obliga a que el curador recurra a criterios diferentes a los del arte convencional para escoger las piezas de una muestra. "Me paré frente a cada obra y me pregunté: '¿Qué quiso hacer este artista con esta obra, qué le quiso decir al Presidente?'. Si lograba transmitirlo, la escogía". Es bueno anotar que la gran mayoría son obras anónimas y ninguna de artistas reconocidos.

A Serrano le llamaron la atención la variedad de las técnicas y el uso de materiales como yute, lana y alas de mariposa. También es una constante la devoción popular por los símbolos patrios, un fervor que se expresa mediante colores intensos y marcados contrastes. Otro tema que caracteriza a la muestra es el sentimiento religioso que da pie a imágenes como la de Uribe conduciendo un barco guiado por Jesucristo o de la pareja presidencial encarnando figuras religiosas.

Álvaro Camacho, director del Centro de Estudios Socioculturales de la Universidad de los Andes, cree que esta forma de expresión artística está en sintonía con el ex presidente. "Más allá del agradecimiento, es un arte que además está de acuerdo con su personalidad: el caballista, el Uribe del Ubérrimo y también con todas las expresiones de religiosidad que ha tenido a lo largo de su vida".

Este mismo sentimiento religioso es el eje de la otra muestra: Con Devoción. Esta reúne 1.200 objetos entre rosarios elaborados en paja de toquilla, cristal, madera y semillas; altares, escapularios, agnus dei (discos pequeños de cera con la figura de un cordero), detentes (medallas conmemorativas) y estampas que los ciudadanos sacaban de debajo de su ropa y se las entregaban al Presidente como un bien preciado que le proporcionaría protección a su líder.

Sin duda, el agradecimiento -de los ciudadanos con su Presidente y de la familia presidencial con la gente- está en el centro de ambas muestras. Pero se puede mirar más allá y detenerse, por ejemplo, en el papel de la religión en la relación que Uribe tejió con los ciudadanos y cómo esto se expresa en los objetos y las obras. Para Camacho, las imágenes que combinan motivos religiosos con la figura del Presidente "reflejan en gran medida lo que mucha gente pensaba y le gustaba de Uribe: una persona profundamente religiosa, casi un beato". Al regalarle una obra así "le están agradeciendo el haber hecho tantos esfuerzos por apuntalar el catolicismo y así proteger las buenas costumbres. No en vano tenemos una tradición católica que todavía está vigente".

En esta misma línea, el antropólogo Germán Ferro enfatiza en el componente religioso de un personaje como Uribe: "El discurso y la puesta en práctica del gobierno Uribe se fundamentó en una profunda matriz religiosa católica que impone una lógica de buenos y malos, una lógica antagonista que estimula una lucha santa". Ferro cree también que Uribe se constituyó en un ídolo, y aquí es clave el elemento mesiánico que tuvo su gobierno. Elemento que supo explotar "hasta el último momento. Por ejemplo, para legitimar su tercer mandato con su famosa frase de la hecatombe". La hecatombe es sinónimo de caos y así "el Mesías nace del caos y de ahí surge como salvador". Ser mesías implica, según Ferro, un sacrificio para redimir a un pueblo. "De ahí su insistencia en los héroes que sacrifican y dan la vida por la patria. No en vano buena parte de los regalos dados al Presidente son crucifijos y escapularios así como las obras de arte donde Uribe aparece protegido por Jesucristo".

Y es que estas dos muestras no solo dan una idea de qué tipo de arte se hace en Colombia más allá de las galerías. También permiten sentir la gratitud que muchos colombianos le guardan al ex presidente. Y, más importante, son un termómetro de lo vigente que sigue siendo en Colombia una tradición católica que va más allá de los rituales de una Iglesia y que hace que muchos interpreten la realidad a través de códigos bíblicos.

Con Gratitud y Con Devoción se podrán visitar hasta el 2 de noviembre en la sede principal y en la del municipio de Bello de la Cámara de Comercio de Medellín. Mientras Con Devoción se convertirá en colección permanente del Museo Antropológico de Jericó, se espera que Con Gratitud recorra el país devolviendo las gracias.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.