Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1989/05/22 00:00

SE BUSCA A JAVIER

Los colombianos se divierten y dos periódicos se pelean por cuenta de sus entretenidos concursos.

SE BUSCA A JAVIER

La sorpresa fue por partida doble. Con una semana de diferencia los periódicos nacionales sorprendieron a sus lectores con el lanzamiento de respectivos concursos millonarios que presentaban además varias similitudes. Sin embargo, lo que para algunos desprevenidos no pasaba de ser una simple coincidencia y para los observadores era el resultado de una audaz y tradicional competencia, no tardó en convertirse en un enfrentamiento entre los dos medios, que hicieron público su descontento, en sendas notas cargadas de ironía, en las cuales cada uno defendía su idea. Bajo el título de "Se busca... un Javier correcto",en "Cosas del Día" el diario El Tiempo escribía:"Lo que nunca imaginamos fue que un travieso personaje de nombre Javier se robara la idea... Resulta lamentable que hayan tenido que llegar a esos extremos de competencia desleal sobre todo quienes se han arrogado el título de campeones de la moral y la ética". En su respuesta del día siguiente, El Espectador con más humor pero igualmente sarcástico publicaba una Carta a Javier en la que afirmaba:"A las 7 de la noche los puestos de venta del centro de Bogotá tenían bastantes números del otro periódico y lo único que sí "buscaban" los vendedores afanosamente era la forma de deshacerse de él... Si tienes algún otro proyecto, por favor muestraselo a los del otro periódico antes, para que le den el visto bueno y no se vayan a poner bravos otra vez".
Los responsables de este furor, que hoy agota ediciones y desaparece en segundos las páginas interiores de los periódicos, son dos reconocidos vendedores de ideas: Diego de Narváez, gerente de mercadeo de El Espectador, y Felipe Santos, director del departamento de publicidad de El Tiempo. Detrás de los dos proyectos hay dos excelentes dibujantes: el caricaturista Jairo Alvarez, del taller Ideas de Cartón, es el encargado del dibujo de los personajes de la farándula, el deporte, la historia o el cine que los lectores encontrarán en El Tiempo durante 24 semanas. Y el dibujante Fernando Mancera fue quien llevó al papel el perfil de Javier, creado por De Narváez, y el artista de los centenares de personajes y las detalladas situaciones que durante 15 semanas aparecerán en las páginas de El Espectador.
Ellos son los culpables de que en los últimos martes los colombianos se hayan olvidado de sus problemas y de la crítica situación del país, para ocuparse de buscar a un desgarbado rockero llamado Javier, o para dedicarse a identificar a los personajes nacionales y averiguar si el mono del número 4 es Jeringa o si el ciclista que aparece a la derecha es Fabio Parra o "Sacaíto" Rodríguez.Y aunque no brillen por su originalidad -ambos concursos se publican los martes, ambos se basan en la identificación de personajes, ambos cuentan con 25 pistas y los patrocinan 15 firmas comerciales y ambos ofrecen máquinas de coser como premios semanales y carros como premio final-, también es cierto que en ambos casos el éxito ha sido indiscutible.
Una rápida encuesta entre los seguidores de los dos concursos parece indicar que hasta el momento, existe un empate. Mientras el de El Espectador requiere una gran dosis de observación y paciencia, la propuesta de El Tiempo exige cierto grado de información y actualidad. Y si bien para unos localizar a Javier es "muy divertido", para otros es "más didáctico" identificar personajes. Y frente a los que opinan que el primero es "más apropiado y entretenido para los niños",hay quienes sostienen que el otro es "más interesante". Y si a muchos les parece "más llamativa y espectacular" la ilustración que incluye cerca de 600 figuras, otros tantos consideran que las caricaturas "tienen mucho ingenio y despiertan curiosidad".
Pero en lo que sí parece haber unanimidad, es que para ambos medios ésta ha sido una de las más exitosas estrategias para aumentar circulación los martes, día que en la prensa diaria es considerado como el más flojo en venta de ejemplares y publicidad.
Aunque los concursos apenas comienzan a despegar y aún no se empiezan a entregar los atractivos premios, ya cada uno de los periódicos ha reclamado victoria,informando con gran satisfacción que ha alcanzado el tope de los 300 mil ejemplares vendidos. Una cifra que supera considerablemente el promedio de circulación diaria en los dos periódicos. Según los datos suministrados por cada medio, El Espectador aumentó su circulación de los martes en 135 mil ejemplares y El Tiempo en 80 mil.Aunque estas cifras están sujetas a las exageraciones con que se manejan los datos de circulación en Colombia, sorprendió que El Tiempo, cuyas cifras se acercan más a la realidad, incurriera en un ataque de indignación desproporcionado frente al éxito de Javier, acusándolo de plagio.
En cuanto a la aparición casi simultánea, para nadie es un secreto que en el medio de las comunicaciones no hay nada oculto. Y si a ello se agrega el hecho de que actualmente los concursos son una tendencia en las estrategias de la prensa mundial para aumentar las ventas, lo único que quedaba por definir era cómo realizarlo. Diego de Narváez de El Espectador señala::" Todo concurso gira en torno a encontrar algo, así que no se necesitan muchas coincidencias para parecerse uno al otro. La idea de crear a Javier surgió hace seis meses como gancho para atraer a la gente joven en torno al periódico. Lo que sucede es que para El Tiempo nuestro concurso sí fue una sorpresa y a ellos no les gusta que les ganen. Por eso están furiosos". Por su parte, Felipe Santos de El Tiempo afirma: "La idea del concurso fue presentada por el periódico en el pasado Congreso de Publicidad de Cartagena, en el mes de octubre, y estaba proyectado, desde entonces, para el segundo y tercer trimestres de este año, como parte de los proyectos especiales que anualmente realiza El Tiempo. De la misma forma que el año pasado realizamos el Crucigrama Millonario, que se convirtió en abanderado de este tipo de eventos al obtener una respuesta, única en Colombia hasta ahora, de dos millones de cupones".
Coincidencia o no, lo que es indiscutible es que la gran acogida que los concursos ¿Dónde está Javier? y Se Busca han tenido por parte de los lectores de El Espectador y El Tiempo,demuestra tres cosas. Primera, el importante papel que juega el entretenimiento en los actuales medios de comunicación. Segunda, que a falta de buenas noticias los periódicos se han visto en la necesidad de buscar un equilibrio a través de eventos más gratos para los lectores. Y tercera, que 105 concursos son un recurso ameno y efectivo para captar lectores.





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.