Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/28/2006 12:00:00 AM

Se habla arquitectura

El martes próximo se inaugurará en Bogotá la XX Bienal Colombiana de Arquitectura, un evento que ha reunido y premiado durante las últimas cuatro décadas los mejores proyectos construidos en el país.

Las bienales de arquitectura colombiana son el testimonio del camino que ha transitado la profesión desde mediados del siglo pasado. En sus páginas quedaron consignados los edificios blancos del modernismo puro liderado por Leopoldo Rohter y sus alumnos de la Universidad Nacional hasta una generación que, a la cabeza de Fernando Martínez, Guillermo Bermúdez, Rogelio Salmona y Aníbal Moreno, asumió las enseñanzas de sus maestros, pero les aportó mayor relación con el entorno y el uso del ladrillo. De este grupo también hacen parte otros grandes maestros como Jaime Camacho y Julián Guerrero, Enrique Triana, Germán Samper y Dicken Castro, quienes participaron en diferentes bienales con proyectos como la Ciudadela Colsubsidio, la casa Niquía y la casa Triana, en Bogotá.

Sin embargo, ese entusiasmo pareció extraviarse durante la década de los 80 y principios de los 90, una época difícil para la sociedad en general que estuvo marcada por la funesta estética del narcotráfico. Afortunadamente fue sólo una época pasajera que abrió paso a una nueva generación de arquitectos que recogió las enseñanzas del pasado y asumió una postura contemporánea necesaria para afrontar el nuevo milenio.

Durante este período se construyeron edificios de gran significado que ganaron la bienal, entre ellos el Archivo General de la Nación, de Rogelio Salmona; el Templo de Cremación del Cementerio Campos de Paz, de Medellín, de Felipe Uribe de Bedout; el edificio de posgrados de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, de Daniel Bermúdez, y la Casa del Pueblo, en Cauca, de Simón Hosie. A pesar de su corta edad, cada uno de estos proyectos ya hace parte del patrimonio arquitectónico del país al convertirse en uno de los testimonios históricos más representativos de la sociedad durante esta época.

Para conmemorar la XX edición de este evento, la Sociedad Colombiana de Arquitectos organizó el encuentro a partir del tema Construcción de ciudad, patrimonio de todos, en el que un grupo de expertos internacionales debatirán sobre el futuro de las ciudades latinoamericanas. Entre ellos estarán Francisco Serrano y Bernardo Gómez Pimienta, dos reconocidos exponentes de la arquitectura mexicana. Paralelamente se realizará el encuentro de arquitectura iberoamericana y la muestra de arquitectos colombianos en el exterior.

Los seleccionados

En la categoría de proyecto arquitectónico se destaca la Biblioteca de las Empresas Públicas de Medellín, un contundente volumen de piedra diseñado por Felipe Uribe de Bedout, que permitió iniciar un proceso de recuperación de un sector rico en historia como lo es el barrio Guayaquil, en el centro de la ciudad. Con la misma complejidad que demanda intervenir en un centro histórico, los arquitectos Enrique Triana y Juan Carlos Rojas construyeron en La Candelaria, en Bogotá, las nuevas salas del Museo del Banco de la República, proyecto que ya fue premiado hace un año con la Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito. En esta categoría también compiten propuestas variadas como una casa en Barú, unos peajes hechos en guadua en el Eje Cafetero, el nuevo edificio de concreto del canal Caracol y el Centro de Convenciones de Medellín, entre muchos otros.

En la categoría de diseño interior se destacan dos apartamentos construidos en Medellín, las nuevas oficinas de Correval y el Crepes & Waffles de la avenida 19, en el norte de Bogotá. En el tema de restauración del patrimonio existen proyectos valiosos como la recuperación del Baluarte el Reducto y el Templo y Claustro de Santo Domingo, en Cartagena.

Proyectos de hábitat popular como el Conjunto Residencial la Alandra y el programa de Arquitectura para la Comunidad, en Bogotá, demuestran que es largo el camino que se tiene por recorrer en el campo de la vivienda de interés social. Planes de desarrollo urbano como el Plan Maestro de Espacio Público de Neiva y el Parque Tercer Milenio de Bogotá se destacan gracias a su calidad formal y funcional y al impacto positivo que han generado en sus ciudades.

No ha sido fácil para la Sociedad Colombiana de Arquitectos mantener durante tantos años un evento tan significativo para el país. Sin embargo, el oxígeno para mantenerlo a flote radica en la inagotable capacidad creativa de los arquitectos colombianos. Sólo por eso valen la pena todos los esfuerzos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.