Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/01/23 00:00

Se sube el telón

Con la entrega de los Globos de Oro comenzó la temporada de premios en Hollywood y de grandes estrenos en Colombia y el mundo.

Se sube el telón

Hollywood está despierto. Tiene claro que en estos tiempos no se puede pestañear. Y que para ganarles la batalla a los nuevos medios y a la piratería, que no dejan a las películas llegar en paz a los teatros, lo mejor que se puede hacer es estar en todas partes al mismo tiempo: estrenar en el planeta entero, desde China hasta Bolivia, producciones por las que valga la pena salir de la casa. El año pasado, en plena crisis económica, en medio de semejante cadena de despidos, fue un año inmejorable para la industria del cine norteamericano. Sólo en Estados Unidos, los largometrajes de 2009 recaudaron cerca de 11.000 millones de dólares. Mil cuatrocientos cuarenta y un millones de boletas vendidas. Diez por ciento más que en 2008. El último gran estreno del pasado diciembre, Avatar, de James Cameron, se fue convirtiendo en una especie de fenómeno sociológico con el paso de los fines de semana. Es probable que al principio de febrero, por los días en los que sean anunciadas las nominaciones a los premios Oscar, le quite a Titanic (1997), del mismo Cameron, el récord de la más taquillera de la historia: 1.900 millones de dólares de ingresos.

Hollywood sabe que ya han pasado las vacaciones, que es el momento de llevar a los adultos del planeta a las salas de cine y que para eso se hizo el bendito premio Oscar: que, mejor dicho, las semanas que vienen son "la época de las nominadas al Oscar". Y, aprendida la lección de los años pasados, en los que las postuladas no siempre fueron distribuidas a tiempo, y ver la transmisión eterna de la ceremonia se convirtió en una tortura porque no se había visto ninguna de las candidatas y no se entendía nada de nada, ha decidido estrenar las historias más prestigiosas de la temporada en todos los países de la Tierra que estén dispuestos a presentarlas (estrenar, por ejemplo, las que se han llevado los premios que otorgan las asociaciones de críticos de las principales ciudades norteamericanas) mientras sean el tema del que todo el mundo está hablando. Ahora mismo tienen a la prensa de su lado. Ahora mismo tienen cautivo a un público que quiere saber qué tan buenas son las películas que se están llevando las estatuillas de cada domingo.

Hollywood ha contado, en la temporada que corre, con una suerte con la que pocas veces cuenta. Esta vez no sólo se han comenzado a llevar los premios esas pequeñas películas independientes que tanto los necesitan para encontrar un público. También las producciones más taquilleras que ya han recorrido el mundo este año, desde la propia Avatar hasta Bastardos sin gloria, desde la conmovedora Up hasta la entretenida Julie & Julia, desde la más reciente de George Clooney hasta la nueva de Sandra Bullock, 'The blind side' se encuentran entre las favoritas de quienes entregan los reconocimientos. Y ya han recibido galardones determinantes, de esos que marcan el inicio de la competencia, como el Critic Choice Award y el Globo de Oro. Todo parece indicar, pues, que esta vez los espectadores no se sentirán excluidos en estos días de premiaciones. Que, como en los días de Titanic o El señor de los anillos: el retorno del rey (2003), podrán hacerles fuerza a sus favoritas.

Hollywood sabe que Colombia no es un mercado gigante, como Japón o México o Inglaterra, pero también tiene claro que bien manejado, en tiempos en los que todos nos enteramos de todo a través de Internet, le puede dejar unos buenos millones de dólares en taquilla.

Es por eso, porque Colombia no es un mercado despreciable, que las tres grandes favoritas para llevarse el Oscar a la mejor película, Avatar, Up in the Air y The Hurt Locker, están a punto de tomarse los cines del país.

Avatar, que ya ha sido vista en los teatros colombianos por cerca de dos millones de espectadores, se llevó los dos Globos de Oro más importantes el pasado domingo 17 de enero: mejor director y mejor película. Y aunque su historia sea la misma historia de siempre, y se pueda ser cínico con su mensaje esotérico (los Navi se conectan a sus dragones personales por medio de una cola de caballo que recuerda a una memoria USB), sin lugar a dudas será la producción a vencer en los Óscar del próximo 7 de marzo. No sólo los premios comerciales la han estado respaldando. Las agremiaciones principales de Los Ángeles, la de Directores, la de Productores y la de Guionistas, que suelen elegir películas independientes de aquellas que sobreviven gracias a los cinéfilos, la han nominado entre las cinco mejores del año. Y aún están a tiempo de concederle el primer lugar.

Up in the Air, la ganadora del Globo al mejor guión, que ha recibido el premio de los críticos de Dallas, de Florida, de Washington, de Kansas y de la National Board of Review, fue estrenada el pasado viernes 22 de enero en ciertas ciudades del país. Dirigida por Jason Reitman, el mismo autor de las comedias satíricas Gracias por fumar (2005) y Juno (2007), Up in the Air, o, como ha sido llamada en español, Amor sin escalas, ha llegado a la temporada de los premios con el título nobiliario de "pequeña gran película" que han ostentado en años anteriores obras como Mejor imposible (1997), Perdidos en Tokio (2003), Entre copas (2004), Pequeña Miss Sunshine (2006) y la misma Juno. Se espera que los miembros de la Academia de Artes y Ciencias y Hollywood la tengan en cuenta, por lo menos, con nominaciones para su realizador, sus guionistas y sus tres actores principales. Y que le dé la pelea a Avatar hasta el último minuto.

The Hurt Locker, de la experta en acción Kathryn Bigelow, la gran favorita de los críticos norteamericanos, también está a punto de aparecer en los cines del país. El drama de guerra, que sigue a un aparatoso escuadrón antibombas en el combate eterno en Irak, y que fue llamado por Newsweek "uno de los diez grandes filmes de la primera década del siglo XXI", se ha llevado ya seis de los premios más importantes que se entregan en los Estados Unidos: los críticos de Austin, de Boston, de Chicago, de Las Vegas, de Los Ángeles y de Nueva York la han llamado "la mejor película de 2009". Por su parte, Bigelow, que estuvo casada desde 1990 hasta 1991 con ni más ni menos que James Cameron, y que se dio a conocer por aquella popular historia de robos titulada Punto de quiebre, ha sido llamada "mejor director de 2009" por siete asociaciones de especialistas en la materia.

Vendrán, durante el mes de febrero, más posibles candidatas al Oscar. La fantasía Donde viven los monstruos, el melodrama español Los abrazos rotos, el musical Nine y el drama político Invictus están a un par de semanas de ser estrenadas. Y después seguirán las elegantes Precious, A Serious Man y An Education. Todos estaremos al día. Y Hollywood confirmará que el cine sigue a la cabeza de los planes del fin de semana, que se ha acabado de tomar los teatros del mundo entero y que a punta astucia y de nuevas ideas, y contra todos los pronósticos, que se rieron de sus patadas de ahogado, del Cinerama, del 3D, de las proyecciones digitales, ha conseguido sobrevivir al naufragio de todos los medios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.