Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/15/1989 12:00:00 AM

SIERVO SIN TIERRA

"Pelle, el conquistador", una historia amarga de dos inmigrantes en busca de América.

A la salida de la película "Pelle el conquistador", una señora lloraba, emocionada con la historia amarga pero esperanzada de esos inmigrantes suecos que intentan sobrevivir como pueden en una granja danesa. Alguien comentaba: "Tiene la misma grandeza de 'Barry Lyndon' y no tiene nada que envidiarle a las superproducciones épicas de Hollywood". Otro afirmaba que el Oscar al mejor actor se lo quedaron debiendo a Max von Sydow por su personaje de este hombre desesperado por el hambre y las necesidades, esclavizado en esa granja, tiranizado por los campesinos daneses y con el único apoyo de su hijo (el joven actor también se llama Pelle en la vida real), con quien sueña y al que enseña a utilizar la imaginación y la fantasía como últimos recursos de resistencia.
Esta película que despierta tantas emociones acaba de ganarse el Oscar a la mejor película extranjera, desbancando justamente a la comedia de Pedro Almodóvar. Antes había ganado el premio principal, la Palma de Oro, en Cannes, y luego el Globo de Oro de la prensa extranjera, en Los Angeles. ¿Que tiene de extraño, qué tiene de atractivo esta película que se toma dos horas y media de duración para reconstruir con ternura y dureza, con nostalgia y pasión, la odisea de estos dos personajes en tierra extraña, navegando detrás de una ilusión, empujados por la secreta esperanza que se esconde detrás de la palabra América?
Basada en la epopeya en cuatro tomos publicada por el ganador del premio Nobel, Martín Andersen Nexo, en 1910, la historia siempre fue perseguida por grandes directores, asombrados por la fuerza de los personajes, la violencia de las situaciones y todo el significado que se esconde en esa pelea permanente de los dos personajes contra los elementos de la naturaleza y la maldad de los humanos. Distintas circunstancias políticas impedían cada vez que los derechos pudieran ser adquiridos, y realizadores como Carl Dreyer, Roman Polanski y Bo Wideberg tuvieron que desistir en sus intentos. Hasta cuando en 1983, el director danés Bille August supo que los derechos estaban de nuevo disponibles y había que negociar con las autoridades de la República Democrática Alemana y los herederos del autor. Comenzaría entonces otro proceso, otra tortura que sólo desembocó cinco años después en la finalización de la película.
Bille August es una auténtica leyenda dentro del cine europeo. Tiene 40 años de edad, viene de la televisión --como la mayoría--y en 1983 se hizo notar cuando su primera película, "Zappa", fue declarada la mejor en el festival de Londres. En 1984 con Twist and shout, ganó el premio para la mejor película danesa del año. Para este director, la filmación de los cuatro tomos de la novela se convirtió en una obsesión, pero por razones de presupuesto se decidió filmar sólo el primero, relacionado con la infancia, y dicen sus amigos que, el año próximo, al concluir el rodaje de su actual proyecto, "La casa de los espiritus", sobre la novela de la chilena Isabel Allende, regresará al universo de Pelle.
Cuando le preguntan por qué hizo una película que aparentemente no era comercial, August respondió: "Había que divulgar adecuadamente esta historia de grandes esperanzas, grandes desengaños, amor, odio, victorias increíbles y derrotas dolorosas". Y ahí están el veterano Max von Sydow, protagonista de once películas con Bergman, y el recién llegado, Pelle Hveneggard, dando vida al padre viudo y al hijo que llegan a Dinamarca con una frase que se repite obsesivamente: "Si lo deseas, puedes conquistar el mundo". Será esa frase la que los mantenga vivos, soportando las peores condiciones en esa granja que es un microcosmos de la humanidad entera: con el dueño despótico, la esposa alcoholizada, el hijo bastardo y deforme, el capataz sádico que explota a los inmigrantes porque sabe que jamás protestarán, mientras la historia se alimenta con elementos trágicos y violentos como una rebelión de campesinos, un infanticidio, un incesto y una castración.
El padre y el hijo observan todos esos desastres humanos y naturales. Con un lenguaje detenido, que profundiza en las situaciones, que le deja al espectador tiempo suficiente para analizar los acontecimientos y sus consecuencias amargas, con un tono lírico que sacude, "Pelle el conquistador" enseña cómo ese niño va madurando, endureciéndose para las peleas que le quedan por librar; cómo ese niño al igual que el protagonista de "El imperio del sol" de Spielberg, adquiere cicatrices en esa piel que ya no le duele porque la palabra América es su obsesión, única obsesión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.