Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/19/1987 12:00:00 AM

SIMPLEMENTE LOLA

Luego de varios años, R.T.I. vuelve por sus fueros con la telenovela de la tarde

Cuando los directivos de la programadora R.T.I. conocieron los resultados de la nueva licitación de televisión se llevaron la sorpresa de su vida. No era para menos. El horario adjudicado a su telenovela, contra todos los pronósticos, fue el de las 4 y 30 de la tarde y no el triple A de la noche, como ellos esperaban."A lo hecho, pecho", se dijeron y recordaron que, en épocas pasadas, telenovelas como "Simplemente María", "Natacha" o la "Señorita Helena" habían roto todos los récords de sintonía en ese mismo horario y se habían convertido en las favoritas de una teleaudiencia que cortaba su rutina diaria para sentarse a tomar "las onces" frente al televisor.
Colonizar un espacio, como llaman los expertos al hecho de conseguir sintonía para un nuevo programa no es cualquier bobada. Se trataba de volver a obligar a amas de casa, empleadas del servicio, jubilados y desocupados a sentarse frente al televisor a las 4 y 30 de la tarde, espacio reservado -hasta hace dos meses- exclusivamente a una audiencia infantil.
Pero lo lograron. Su telenovela "Lola Calamidades" obtuvo en el primer mes un rating de 37.7 puntos y en el mes pasado se disparó hasta alcanzar 54.3 puntos de audiencia, convirtiéndose en el segundo programa de mayor sintonía de la televisión colombiana.
AFORTUNADA CALAMIDAD
El milagro se hizo gracias a un equipo directivo y técnico formado desde hace dos años y que ha dado pruebas irrefutables de ser vendedor. El éxito de las series "Los Cuervos" y el "Angel de Piedra", a pesar del escozor causado en algunos sectores, fue contundente. Por esto los creativos de R.T.I. echaron mano del libretista de estas series, el controvertido Julio Jiménez, del director Alí Humar, de la asistente Myriam Henríquez y del director de cámaras Mauricio Benítez, todos viejos conocidos entre sí, que trabajan en armonía y que dominan el arte de cautivar público.
Y lo cautivante de "Lola Calamidades" es que, de entrada, los televidentes toman partido por esta Lola Carrero que sufre lo indecible y que es un poco la cenicienta del pueblo.
Esta joven es encontrada en el cementerio y a partir de ahí tódo el mundo la relaciona con las pequeñas calamidades que padece. En un comienzo, entra a servir en las casas de las familias adineradas pero de inmediato aparece el conflicto cuando los hijos de los poderosos se enamoran de ella.
Echada de estas casas la única alternativa que tiene es la de irse a trabajar a la cantina del pueblo y ahí también se arma la gorda: todas las noches hay peleas por su culpa. Y toda esta historia se cuenta en un lenguaje sencillo y sus escenas están llenas de emotividad aun cuando desprovistas del humor negro que ha sido la característica de las series de Jiménez.
"Para mí esta es la historia más linda que ha hecho Julio Jiménez para televisión", dice el director Alí Humar. Lola Carrero es interpretada por la joven figura de la televisión Nórida Rodríguez, que terminó recientemente sus estudios de derecho. Su compañero de fórmula es el nuevo galán José Luis Paniagua, recordado por su papel de Mauro en "El Divino", y junto a estos noveles actores aparecen figuras consagradas como Delfina Guido, Consuelo Luzardo, Teresa Gutiérrez y Edgardo Román.
Los exteriores de "Lola Calamidades" se graban en La Pradera, un pintoresco pueblo cundinamarqués escenario perfecto por su apacibilidad, a donde llegan todos los martes Lola y su combo. El cuento va por la mitad, al aire se han emitido 57 capítulos de los 120 que conforman la historia, y como va pinta bien. Tan bien como estuvo el comercial de lanzamiento en donde se veía a una señora con mucho afán parando un taxi y diciéndole al conductor: "Rápido que me la pierdo". Quienes la oyen -el taxista, una policía de tráfico y algunos transeúntes- se apresuran a llegar a sus casas porque dicen: "Claro ya es la hora de la telenovela de R. T.I.". Y la hora del triunfo le llegó a esta programadora que asegura que para ellos no hay horario malo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?