Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/1997 12:00:00 AM

SIN RASTRO

Por cuenta de una varada, un viaje placentero puede convertirse en un infierno.

Director: Jonathan Mostow Protagonistas: Kurt Russell, J.T. Walsh, Kathleen Quinlan quizás no exis te nadie que viaje en carro que no se haya preguntado alguna vez qué pasaría si se quedara varado en plena carretera y sin posibles soluciones para resolver la situación. El director Jonathan Mostow intenta dar su propia e imaginativa respuesta en Sin rastro, una película de acción y suspenso que narra las dramáticas aventuras de una pareja que se queda varada en la mitad del extenso desierto suroccidental de Estados Unidos, allí donde las áridas tierras rebasan el horizonte y el tránsito es casi nulo. A partir de esta premisa, Moscow crea un episodio angustiante. Sin saber muy bien qué hacer, la pareja toma la decisión de dividirse. Jeff (Kurt Russell) se queda cuidando el carro, mientras su esposa (Kathleen Quinlan) acepta el ofrecimiento de un camionero del lugar de llevarla hasta el restaurante más cercano para pedir ayuda. Pasadas varias horas, Jeff se da cuenta de que su esposa ha desaparecido. ¿Secuestro?, ¿asesinato?, ¿abandono? Moscow se encargará de ir contestándole las preguntas al espectador mientras Jeff intenta aclarar el misterio en medio de su propio desespero. Guardadas las proporciones, el drama hace recordar aventuras automovilísticas del corte de Hitcher, el pasajero de la muerte. Sin embargo, en esta ocasión no se trata de un sicópata del autostop, sino de un grupo de asaltantes comunes que están dispuestos a cualquier cosa con tal de conseguir dinero fácil. Aunque posee la suficiente intensidad como para atrapar el interés del público la película tiende a caerse por su propia base, pues si se trataba de un simple atraco los mecanismos para llevarlo a cabo _y que son, de hecho, los que desencadenan la trama_ resultan demasiado sofisticados como para que lleguen a ser creíbles. En otras palabras, las parafernalias que sustentan el drama no son equivalentes a la insignificancia del pretexto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.