Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/21/1991 12:00:00 AM

SOMBRAS NADA MAS

Cuatro museos y ocho galerías se unen para celebrar los 50 años de vida artística de Enrique Grau.

GRAU SUENA. LLEVA MUCHO SONANDO. SU NOMBRE SE convirtió en un símbolo que ya no puede escapar de la memoria de los colombianos. Su nombre es uno de esos comodines que se suelta en las reuniones, cuando alguno de los invitados extranjeros se atreve a preguntar cuáles son los estandartes de la plástica nacional. Pero de Enrique Grau hay muchos que sólo recuerdan esa mujer posuda v hurlona que se toma sus lienzos adornada con sombreros cintas y abanicos. Sin embargo esa mulata de cara blanqueada que Grau aprendió a dibujar desde su niñez en los patios ventilados de su Cartagena natal no corresponde a la época ni al lenguaje que despegó al artista de la masa y lo elevó a la categoría de estandarte.

Es cierto que su mulata -parece que se llama Rita y parece que es la misma Rita de siempre- se convirtió en la mujer atrevida que ingresaba por la puerta de atrás a las reuniones de sociedad de hace 20 años. En las altas esferas, Rita era un escándalo: una mujer irreverente que se disfrazaba con el ajuar de las damas de alcurnia. Una coqueta generosa de carnes, que miraba de reojo a los señores de frac y los desafiaba con su corsé apretado.

Esa mulata, no se le puede negar, tenía el mérito de manejar a su antojo la ironía. Podría decirse que Grau la creó con el único propósito de ridiculizar a una sociedad preocupada por la apariencia y lo superfluo. Pero Rita llegó a convertirse en el poder en la sombra del pintor. Rita terminó por tomar las riendas. Entonces, parece que Grau no logró deshacerse de ella, ni siquiera cuando quería transmitir mensajes diferentes al de la burla.

Rita hubiera terminado muy pronto con las ambiciones artísticas de su creador, de no ser porque antes de que ella tomara tan inusitada fuerza, Grau ya había pintado lo mejor de su carrera. Eso lo salvó. Por eso ahora, cuando el pintor acaba de cumplir 70 años de vida y 50 de arte, libreros y galeristas le rinden un homenaje sin precedentes.

Todo comenzó el pasado miércoles, con el lanzamiento del libro
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.