Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/20/2014 10:00:00 PM

¡Somos lo mejor!

Esta película danesa explora la amistad de tres niñas de 12 años que encuentran en la música punk una identidad y una forma de desahogarse. *** ½

Título original: Vi är bäst!
País: Dinamarca
Director: Lukas Moodysson
Guion: Lukas Moodysson basado en el cómic de Coco Moodysson
Actores: Mira Barkhammar, Mira Grosin, Liv LeMoyne
Duración: 102 min

El punk ha muerto y resucitado un buen número de veces. Esta película del danés Lukas Moodysson explora cómo esa actitud desafiante y frentera renace con cada generación que canta —o aúlla— sobre el odio y la desconfianza que les produce el mundo que les rodea.

En otras películas Moodysson había demostrado ser un director con una especial sensibilidad hacia los niños en situaciones complicadas, ya sea enfrentados a la prostitución (en Lilya 4-Ever) o rodeados de adultos absortos en sus sueños de vida comunitaria (Together) y aunque en Somos lo mejor las tres niñas protagonistas, de 12 años, no sufren grandes descuidos ni son víctimas de negligencias dramáticas, la película mantiene esa sensibilidad especial en el delicado retrato de la amistad fluida que se da entre ellas y la manera como las frustraciones cotidianas pueden inspirarlas a gritar, entre risas, frente a un micrófono.

La película está estructurada relajadamente, adoptando por momentos el aire vital y suelto de un documental; más que seguir la carrera o los hitos de la banda, sigue la vida de sus protagonistas y la forma en que su relación fluctúa con el tiempo, al compás de la música desordenada y caótica que hacen.
Todo tiene lugar en Estocolmo, en 1982, y comienza con Bobo (Mira Barkhammar), una chica de anteojos que navega ceñudamente en la fiesta del cumpleaños 40 de su madre, prestándose con resignación a recibir cariños indeseados para escapar apenas pueda. 

La segunda protagonista es Klara (Mira Grosin), la mejor amiga de Bobo, que tiene el pelo largo encima y rapado a los lados. Hacen una pareja unida por su rareza, cosa que Moodysson subraya mostrándolas en alguna actividad escolar junto a un par de chicas rubias y perfectas que no pueden entender su mala actitud. “El punk está muerto, ¿aún no se dan cuenta?”, les preguntan. Para ellas el punk no había sido más que una moda ligeramente excéntrica que había cumplido su ciclo. 

Pero la idea de la película es que el punk es más que eso, que es una actitud frente a la vida, una rabia que, al expresarse, genera un peculiar bienestar. Las protagonistas son punks antes de encontrarse con el primer instrumento y el paso a la música lo dan por casualidad. Por casualidad también entra la tercera chica en el grupo: Hedvig (Liv LeMoyne), que toca guitarra clásica y es rechazada en la escuela por ser de una familia religiosa. 

Son tres chicas muy distintas, pero Moodysson retrata la amistad que se da entre ellas de manera creíble y vital, haciéndola ver como una relación reconfortante donde se aprecian, apoyan y admiran mutuamente.

Somos lo mejor es especialmente buena al retratar sus mundos familiares. Una madre más bien descuidada, otra familia unida por el sentido del humor y la madre cristiana que intenta llevar chantajeadas a las amigas punks de su hija a la iglesia, le dan profundidad a estas muchachas que comienzan a descubrir quiénes son y que, en ese proceso, expresan con música ruidosa el gozo, la desubicación y la sorpresa de estar vivas. 

Cartelera **** Excelente  ***½ Muy buena   *** Buena   **½ Aceptable  ** Regular  * Mala

Un loco suelto en Nueva York *

En esta película sobreactuada y elemental —una de sus últimas— Robin Williams es un abogado a quien le diagnostican un aneurisma.

Un pasado imborrable ** ½

Tras casarse, una mujer intenta ayudarle a su marido a superar el trauma que sufrió en la Segunda Guerra Mundial en esta correcta película inglesa.

Lucy **

La nueva cinta de Luc Besson es visualmente espectacular, pero extremadamente tonta.

The Grand Master ***

A pesar de la hermosura de sus imágenes, el regreso de Wong Kar Wai al cine de karate sufre por una historia demasiado tenue.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.