Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2004 12:00:00 AM

"Soy una artista adoptada por México"

Ana Mercedes Hoyos, ya instalada en Ciudad de México con motivo de la inauguración de la retrospectiva en el Museo de Arte Moderna de esta ciudad, respondió este cuestionario de SEMANA.

SEMANA: ¿Cómo define usted su obra? Uno percibe una combinación entre investigación formal, muy rigurosa, tanto de temas como de manejo de colores, volumen, etc., y muchas ganas de gozársela, de jugar, de ser irreverente...

ANA MERCEDES HOYOS: Yo defino mi trabajo como una locura rigurosa. A nivel conceptual soy una estudiosa del espacio, la luz y el tiempo, apoyada siempre en mi interés por la historia del arte. Con esos elementos me doy el lujo de gozármela, de jugar, de ser irreverente.

SEMANA: ¿Cuál ha sido su vinculación con México, sus coleccionistas, el mundo del arte de este país?

A.M.H.: Yo diría que soy una artista adoptada por México. Tuve la fortuna en un comienzo de comunicarme con el país a través de exposiciones, quedan las subastas internacionales en las que los mexicanos acogieron mi trabajo con gran entusiasmo. Este hecho me abrió las puertas con los coleccionistas, los museos y el medio artístico mexicano. En 1998 tuve una primera exposición importante en el Museo José Luis Cuevas, que fue también resultado de que varios coleccionistas de este país tenían obras mías. Luego vino la producción de esculturas, que son mis hijas mexicanas y que se han realizado en un 90 por ciento en México gracias al interés de Norman Bardavid en el Distrito Federal y Generoso Villarreal en Monterrey.

SEMANA: Si tuviera que escoger una obra o un período en particular de su obra, ¿con cuál se quedaría?

A.M.H.: La laguna de Guatavita significó para mí una cúspide (un turning point), la finalización de un período y la apertura de una nueva visión que me permite, a través del círculo, contemplar una visión total. Coincide con el concepto cubista que concretó Picasso al inspirarse en el arte africano. Se produce en varias manifestaciones de la cultura contemporánea, y yo encontré en el Palenque de San Basilio una fuente de inspiración que me llevó al período actual.

SEMANA: ¿Qué tan internacional es el arte colombiano? ¿Sí ocupa una posición preponderante en América Latina y el mundo? La pregunta no sólo tiene que ver con Botero o artistas como usted sino también Doris Salcedo, María Fernanda Cardozo, José Fernando Restrepo, Óscar Muñoz...

A.M.H.: El arte colombiano no tiene una posición internacional. Hay nombres muy concretos como Fernando Botero, que tiene un reconocimiento muy grande a nivel mundial. Doris Salcedo ha desarrollado un proceso serio y coherente que la posiciona como una artista muy válida dentro del ámbito internacional. Pero sin un apoyo por parte del establecimiento es muy difícil llegar a tener una resonancia internacional como país.

SEMANA: ¿Qué reflexión le deja esta restrospectiva al mirar el total de las distintas etapas de su obra reunidas en un escenario tan importante?

A.M.H.: Primero que todo me lleva a revisar conceptos y me orienta cada vez más hacia un arte lleno de carga social, histórica y política.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?