Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1991/01/21 00:00

SUENAN LOS JAPONESES

También en la música los nipones empiezan a tomar la delantera.

SUENAN LOS JAPONESES

Los japoneses no dan tregua, ni dejan de sorprender. Ya no son sólo las legiones de turistas provenientes del país del sol naciente que invaden hoteles, balnearios y sitios históricos de occidente. El sofisticado mundo de la electrónica hace tiempo esta en sus manos. Con una puntería de maestros enfocaron luego sus tentaculos para hacerse a importantes paquetes de acciones en las grandes compañías cinematograficas norteamericanas, y hoy controlan varias de ellas con clausulas tan inteligentes como la de no interferir en la selección de actores ni en la tematica, pues saben que no son asuntos de su dominio: a los gringos les dejaron manejar la parte artistica, pero el comercio y los dividendos los controlan ellos.

Norio Ohga, presidente de la Sony, con su visión de halcon, no esperó que lanzara su ultimo suspiro Herbert von Karajan, el gran director y dictador de la Orquesta Filarmónica de Berlín, para arrancarle la firma que le permitiría a su empresa comercializar un importante numero de videos con lo ultimo trabajado por el musico. Así, cuando el mundo lloraba la desaparición del maestro, Ohga tenia entre el bolsillo un contrato que le producira dividendos archimillonarios.
De tiempo atras venian copiando con precisión de relojeros toda suerte de instrumentos musicales de larga tradición en occidente. Hoy invaden los mercados del mundo con guitarras, pianos, órganos y violines de calidad que va de óptima a muy regular, y los hay tanto para grandes interpretes como para sordos.

Es sorprendente la disciplina de esta raza para asimilar e imponerse con propiedad en culturas que hace 30 años le eran totalmente desconocidas. Y como si no fueran suficientes los terrenos que dominan, hoy tambien invaden el mercado musical.

Quizas la unica orquesta europea que no cuenta con ningun oriental en sus huestes es la Filarmónica de Viena, pues debe considerar que interpretar a Mozart sólo puede hacerlo un austriaco o, para ser muy generosos, un europeo. De resto, la gran mayoría de agrupaciones orquestales del mundo contabilizan un numero apreciable de musicos orientales -coreanos, japoneses y chinos-. Algo similar ocurre con los cantantes. Ya no sorprende ver repartos operaticos donde aparezcan apellidos, ¿o seran nombres?, como Piao, Chung o Mei y la calidad que muestran los lleva a festivales tan exclusivos como el de Salzburgo.
Sin embargo, no resulta extraño que esto ocurra Japon, con sus mal contados 120 millones de habitantes, de los cuales un numero cada vez mayor son musicos que quieren imponerse en occidente, con la disciplina caracteristica de su gente y el dinero que poseen para llevar a los mejores profesores al pais, mal podría ser el resultado diferente a lo que hoy se ve.

Un japones en un concurso es asunto de poner a temblar a jovenes europeos o americanos. La razón es que se estan llevando los premios de todas las competencias y los ejemplos estan al orden del día: el reciente concurso "Marguerite Long-Jacques Thibaud", uno de los mas importantes de Europa, arrojo el siguiente resultado: de seis ganadores, tres fueron japoneses, Kazue Nishizawa, Mie Kobayashi e Ichiro Aiso Ken. Los demas, un frances de origen oriental, un italiano y un chino, para rematar. El otro ejemplo, mas sorprendente aun, fue el pasado concurso de piano Chopin de Varsovia, uno de los mas exigentes del mundo. El primer premio resultó desierto y de los cinco restantes, dos quedaron en manos de japoneses. No hubo alemanes, ni polacos, ni hungaros.

Cierto es que los musicos orientales que quieren hacer carrera de solistas en occidente no se consagran con la misma facilidad con que ganan premios, asi haya prodigios como la violinista japonesa Midori que tiene veinte años y desde los siete es figura reconocida.
Pero para nadie esta oculto que un numero cada vez mas avasallador de musicos orientales, y sobre todo japoneses, entra en franca competencia con los de occidente. Y como parte de la consagración de un musico esta hoy día en el disco, y los japoneses tambien controlan importantes sellos de gran prestigio y tradición en Europa y Estados Unidos es probable que a la vuelta de muy pocos años Japón también se convierta en la gran potencia musical.
María Teresa del Castillo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.