Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1999/05/24 00:00

SUEÑO ACUATICO

En plena bahía de Cartagena, la 'Pirámide de Indias' es el proyecto cultural más ambicioso del <BR>país.

SUEÑO ACUATICO

Cuando el maestro Hugo Zapata hizo la presentación oficial del proyecto Pirámide de
Indias el pasado 3 de abril en el Museo Naval de _Cartagena, el cual venía gestando desde ocho años
atrás, muchos lo tildaron de inge- nuo y hasta de loco. Y no era para menos, pues la idea de levantar
una estructura piramidal de 41 metros de altura sobre las aguas del mar Caribe, en plena bahía de
Cartagena, parece inevitablemente una hermosa utopía.
Sin embargo la propuesta de este imponente proyecto, que por su magnitud podría convertirse en el más
ambicioso centro cultural de Colombia, ha captado la atención hasta de los más escépticos. De
consolidarse, la gigante edificación albergaría en su interior un observatorio, un museo de arte
contemporáneo, un teatro sumergido y un centro tecnológico con una copia digitalizada del Archivo de Indias
para investigadores nacionales e internacionales. Todo ello sin contar con bares, restaurantes y otras
atracciones para los visitantes.
Por ello el maestro Zapata y sus asesores confían en que no sean pocos los que se vinculen a esta labor
que, además de promover fines culturales y convertirse en un incentivo más para los turistas, también
generaría numerosos puestos de trabajo.

Proyecto gigante
La Pirámide de Indias nació en el Primer encuentro de inversionistas del carbón en 1991. En ese entonces el
maestro Zapata expuso por primera vez la idea de la pirámide sobre la superficie marina, acompañada de un
faro enorme y de una pequeña isla. Con algunos ajustes, sólo ahora el proyecto ha alcanzado mayor
difusión gracias a la colaboración de la Quinta Galería, de Bogotá, que se encargó de su lanzamiento oficial
y de la promoción del proyecto.
De hacerse realidad, la pirámide estaría cubierta con láminas de titanio, material de poca deformación ante
los cambios de temperatura, y según el propio Hugo Zapata sería toda una obra de arte. La estructura se
ubicaría dentro del mar en un lugar de 18 metros de profundidad en el que la marea varía sólo entre 40 y
60 centímetros. La base de la pirámide sería de concreto pesado y estaría anclada con barras tensoras
para mantener la estabilidad, mientras que el interior se haría de paneles de aluminio blanco para permitir
una excelente iluminación.
Los detalles mínimos de seguridad ya están previstos por un grupo de cinco arquitectos, encabezados por
Carlos Jaramillo, y de otros asesores como el ingeniero bioclimático Alberto Arango y el ingeniero estructural
Guillermo Melo, aunque todos confían en que las sugerencias por parte de observadores extranjeros
enriquecerían el funcionamiento y la estructura del proyecto.

Lo que viene
Muchos han criticado esta iniciativa argumentando que el mal momento económico que vive el país no
permite pensar en tamaña idea, y más si se sabe que La Pirámide de Indias sólo sería factible a partir de
un presupuesto de 25.000 millones de pesos. Por esta razón el _maestro Zapata y su grupo de
colaboradores han decidido buscar el mayor financiamiento posible a través de la empresa extranjera y de
gobiernos internacionales. "Queremos que la pirámide sea un regalo del mundo para Colombia, y confiamos
en la participación de los amigos de nuestro país para que la pirámide inicie sus funciones en menos de dos
años", afirma Zapata.
Mauricio Quintana, director de la Quinta Galería, se ha encargado personalmente de la tarea de adelantar
contactos en el exterior y para el próximo 10 de mayo ya tiene prevista una reunión con los embajadores de
España, Italia, Japón, Suiza y Francia con el propósito de estudiar a fondo la posibilidad de inversión,
sustentada en la plena aprobación del alcalde de Cartagena, Nicolás Curi. La Armada Nacional, Planeación
de la ciudad y el Centro de Estudios Oceanográficos ya dieron su visto bueno mientras que el Ministerio
del Medio Ambiente está evaluando la propuesta.
El siguiente paso se llevará a cabo a finales de mayo, y es la creación de la fundación Pro-proyecto
Pirámide de Indias, que tendría sede en Medellín para que así se pueda empezar on la recolección de
fondos. Para ello se tiene prevista la conformación de una junta que controle el uso de dichos recursos, y
aunque no se ha confirmado quiénes serán sus miembros, los promotores esperan contar con la asesoría del
vicepresidente Gustavo Bell y de Nicanor Restrepo, presidente del Sindicato Antioqueño.
Lo que parece claro es que ese sueño está muy asentado en la realidad, y quienes ya se han vinculado
a la labor esperan que no haya obstáculo que impida su consolidación a pesar de que en proyectos
relacionados con la cultura siempre es difícil superar las dificultades económicas. Sin embargo el maestro
Zapata defiende su idea pues, como dice él, "en tiempos de crisis y de guerra se necesitan los poetas".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.