Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/17/2006 12:00:00 AM

Suiza a la carta

La exposición de 'Daros-Latinamerika', una nueva versión de Art Basel, y la primera de Balelatina, hacen de Suiza en estos días el destino favorito de los coleccionistas. Por Diego Garzón, enviado especial.

Los fanáticos del fútbol tienen sus ojos puestos en Alemania, y los del arte moderno, un poco más al sur, en Suiza. En Basilea no sólo se celebra Art Basel, la feria anual más grande del mundo, que reúne 290 galerías con representantes del arte moderno y contemporáneo. Cada año alrededor de 800 galerías aspiran a estar allí y ante tal avalancha de solicitudes ahora también organizan una edición en diciembre en Miami.

En Art Basel no participó ninguna galería colombiana y sólo estuvieron presentes tres de Latinoamérica. Si se tienen en cuenta las cifras desorbitadas que se manejan en el mercado, para los inversionistas el arte es cada vez más apetecido y Art Basel es el mejor termómetro de esta tendencia.

También se llevan a cabo en Basilea Balelatina, con la participación de 28 galerías de Latinoamérica (ver recuadro), y Volta Show y Liste, dos eventos paralelos que buscan promover el trabajo de artistas jóvenes apara aprovechar la afluencia de los coleccionistas más poderosos del mundo. Y en Zurich, en el otro extremo del pequeño país alpino, Daros-Latinamerika, la colección privada de arte latinoamericano más grande de Europa, presenta su nueva muestra, 'Seducoes' (Seducciones), con instalaciones de tres destacados artistas brasileños de la actualidad: Cildo Meirelles (1948), Valeska Soares (1957) y Ernesto Neto (1964).

En Art Basel, que este año llegó a su versión 37 y que terminó el domingo 18 de junio, todas las miradas estaban puestas en las pinturas de Pablo Picasso que se exhibían por primera vez, con el gran antecedente de la venta que hizo la casa de subastas Sotheby's el mes pasado de Dora Maar au Chat, por la que se pagaron 95,2 millones de dólares. Predominó la opulencia: desde los BMW y los Rolls-Royce que usó la organización del evento para transportar a los coleccionistas que vienen principalmente de otros países de Europa y Estados Unidos, hasta los rumores en los pasillos de la feria sobre la presencia de algún magnate y personalidades como Miuccia Prada y Mick Jagger. Según el diario The Art Newspaper, más de 100 aviones privados llegaron a Basilea y se sabe que uno de estos regresó a Estados Unidos con la obra Blum and Poe, del artista japonés Takashi Murakami, después de un desembolso de 1,5 millones de dólares.

De los dos pisos del pabellón central de Art Basel, el primero estaba centrado en obras de artistas como Matisse, Klimt, Giacometti, Chagall, Warhol y Rauschemberg, entre muchos otros, mientras en el segundo piso se reunieron obras de artistas que se han dado a conocer en las últimas dos o tres décadas, pero que tienen un valor muy alto en el mercado, como el inglés Damien Hirst (desde dos millones de dólares) hasta el italiano Piero Manzoni (400.000 dólares). Los museos también estuvieron presentes y el MoMA de Nueva York compró la película Zidane, un retrato del siglo XXI, de Douglas Gordon y Philippe Parremo, basada en la figura del gran futbolista francés Zinedine Zidane.

En Art Unlimited, un pabellón aparte, se exhibieron varias instalaciones y videos que requerían de un mayor espacio. Es el caso de la obra de Julius Popp, que consiste en un sistema de agua que cae desde el techo y que justo en el aire forma palabras en alemán antes de llegar al piso. También obras como la del austríaco Erwin Wurn, quien optó por "doblar con la mente" una furgoneta Volkswagen. El carro va recto hasta la mitad, pero la parte delantera está doblada hacia la izquierda. Así se exhibió no sin antes una aclaración en un texto adjunto que buscaba tomar del pelo a los que insisten "en los poderes de la mente". Hubo de todo, hasta propuestas absurdas como la de la rusa Ilya Kabakova, quien rodeó con pizarrones una cancha de tenis de tamaño real, y en los que transcribió los apuntes de una discusión sobre arte con preguntas como "¿son capaces los animales de ver a través de lo ojos de otros?". Lo anterior lo complementaban unos televisores que muestran un patético juego de tenis entre ella y Groys, un crítico de arte. Carsten Holler creó un carrusel con sillas de metal y muchos espejos, para que niños y adultos pudieran disfrutarlo.

Todo tiene su posible comprador, pues también se supo que la obra Across seven seas, de Subodh Gupta, que retoma el sistema de recolección de equipaje en los aeropuertos con maletas de metal totalmente vacías sin que ningún viajero las reclame, fue vendida en 80.000 dólares.

Seducción brasileña

A propósito de coleccionistas, Daros-Latinamerika es un cuento aparte. Desde hace seis años, la empresa Daros Services AG se propuso desarrollar dos grandes colecciones. Por un lado, Daros Collection, que se centra en Europa y Norteamérica con nombres reconocidos como Andy Warhol, Joseph Beuys, Louise Bourgeoise y Gerhard Richter, entre muchos otros; por el otro, Daros-Latinamerika, que ya supera las 1.000 obras, la mayoría concebidas en los últimos 20 años. En 2004 hicieron la exposición Cantos/Cuentos Colombianos, con obras de Nadín Ospina, José Alejandro Restrepo, Óscar Muñoz, Doris Salcedo, Miguel Ángel Rojas, Juan Manuel Echavarría, Oswaldo Macia, Fernando Arias, María Fernanda Cardoso y Rosemberg Sandoval, y acaban de publicar las memorias del simposio que acompañó la muestra, con el título de Guerra y Pá (sin la z y con tilde en la A). También han hecho muestras individuales en su propio espacio, en el complejo Löwenbräu, en Zurich, de los argentinos Fabián Marcaccio, Julio Le Parc y próximamente Guillermo Kuitca, y colectivas como Las Horas en Dublín, con buena parte de la colección, y La mirada, una selección de fotografía latinoamericana que el año pasado estuvo en la Biblioteca Luis Ángel Arango, de Bogotá. A finales de 2007 abrirán en Rio de Janeiro la Casa Daros, un espacio para exhibir su colección, desarrollar intercambios artísticos y un cine-club.

Actualmente presentan la muestra Seducciones, que consiste en tres instalaciones de gran tamaño concebidas por los brasileños Cildo Meirelles, Valeska Soares y Ernesto Neto. Meirelles, muy importante en la escena artística de Brasil desde finales de los 70, es reconocido por obras muy conceptuales y efímeras, como sus famosas botellas de Coca-Cola vacías (transparentes prácticamente), a las que les imprimía mensajes de todo tipo y que solo se hacían visibles cuando eran recicladas y el líquido negro permitía el contraste con las letras en blanco de la marca de la bebida y de lo escrito por el artista. También se le recuerda por poner un sello en cuanto billete pasaba por sus manos, con la pregunta: "¿Quién mató a Herzog?", como homenaje-denuncia a un periodista que desapareció en Brasil bajo la dictadura. Los billetes circulaban infinitamente, de mano en mano, en la calle, en los buses y en los supermercados. En Daros presenta la obra Cómo construir catedrales, de 1987, que consiste en 600.000 monedas en el piso dentro de un cuadrado de cemento desde donde emerge una columna de 800 hostias hasta el techo, conformado por 2.000 huesos de res. "Ojalá hubiera podido hacerlo con huesos humanos, pero era muy difícil", manifestó el artista. Soares, por su parte, participa con Vanishing Point, una alusión a los jardines, al ideal de belleza, con 15 contenedores de acero dispuestos en el piso llenos de un perfume que, con el tiempo, se torna desagradable. El espectador se ve reflejado en el líquido, como si fuera un espejo. Neto insiste en que el arte debe ser más espiritual y que la relación del espectador con la obra debe ser más poética, y por eso crea enormes instalaciones, en este caso formando una escultura penetrable con medias veladas, que permite a los asistentes entrar en la obra, caminar entre columnas colgantes y hasta echar una siesta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.