Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/27/1993 12:00:00 AM

Super Mario Bros.

SUPER MARIO BROS
John Leguízamo por fin protagonista en una película que introduce al espectador en un juego de video.
LAS TIRAS COMIcas y los dibujos animados han sido llevados a la pantalla gigante muchas veces con actores reales. Lo que nadie esperaba era que los protagonistas promocionales de los juegos de computador fueran rescatados de su ficticia realidad para que cobraran vida en el cine.
El proyecto ya había sido ensayado en una serie de televisión, pero en realidad, salvo el nombre los personajes no tenían mucho que ver con los juegos de video. La auténtica cabeza de esta locura fue Roland Joffe, el director de la misión y La ciudad de la alegría. En calidad de productor, Joffe fue desarrollando la idea hasta volverla una realidad en Super Mario Bros., la historia de los dos plomeros que aparecen en los juegos de Nintendo.
Dirigida por Annabel Jankel y Rocky Morton; protagonizada por Bob Hoskins y el colombiano John Leguízamo, la película es la reproducción de uno de los tantos juegos de video. Bajo el pretexto de qué pasaría si los dinosaurios hubieran evolucionado en un mundo paralelo e intentaran volver al de acá, se desenvuelve el juego. El fin es rescatar a una princesa burlando todos los obstáculo posibles, bien sea esquivándo los o aniquilándolos. Los hermanos Mario deben impedir que el maligno Koopa (Denni Hopper) se apodere del mundo. Todo esto ocurre en otra dimensión, similar a si el espectado ingresara de pronto en el juego de computador.
Con magníficos efectos especiales y el diseño artístico de David Snyder, el mismo que trabajó con Ridley Scott en Blade Runner, la cinta hace partícipe al público de un juego computarizado real. Incluso, el final deja libre la opción de hacer una segunda parte, algo así como si el espectador se hubiera ganado el paso al segundo nivel en el guego.
A pesar del ingenio y de la actuación de John Leguízamo, por primera vez protagonista, la cinta no pasa de ser un curioso experimento.


Vuelve Newman

PAUL NEWMAN LLEVABA VARIOS meses apartado de la pantalla gigante.
Amante de las carreras de carros, en los últimos años se había dedicado al deporte de la velocidad. Pero después de su participación en la carrera de Portland, Newman resolvió volver al cine. Y desde ya está preparando su aparición en tres películas.
La primera es Maverick, una versión cinematográfica de la serie de televisión del mismo nombre, que dirigirá Richard Donner, realizador de Arma mortal. La segunda es Nobody's Fool, bajo la dirección de Robert Benton. Y la tercera, tal vez la más importante, es The Death and the Maiden, una adaptación del éxito teatral que en las tablas protagonizan Glenn Close, Gene Hackman y Richard Dreyfuss, pero que en pantalla será representada por el propio Newman, a lado de Meryl Streep y Thom Mount, con la dirección de Roman Polansky .

El rapto
Una película de suspenso que se vueve terrorifica.

EL DRAMA HUmano no puede ser mayor: en una estación de gasolina, en plena carretera, un joven profesional pierde a su novia.
Esta va al baño, él la espera afuera, pero ella no vuelve a aparecer nunca. ¿Qué le sucedió?
Este es el argumento de El rapto, la película protagonizada por Jeff Bridges y Keifer Sutherland que se presenta por estos días en la capital. La cinta, que en un comienzo parece ser de suspenso, se convierte en una terrorífica historia, en la que Bridges hace las veces de un peligroso sicópata que prepara minuciosamente el secuestro de una mujer para realizar un experimento personal .
Aunque con algunos vacíos de guión que generan el despiste del espectador en relación con toda la trama, la película tiene la virtud de ir colmando la curiosidad del público de tal manera, que ya no es posible escapar al decenlase.La desesperante expectativa es la misma que siente el protagonista cuando poco a poco se le presenta la oportunidad de saber cómo y por qué su novia desapareció.
La tensión es llevada con astucia por el director, pero el final deja la sensación de que faltó algo por contar, para que el espectador comprendiera realmente el origen de la tragedia.

ROCHA EN LA DISTRITAL LUEGO DE un receso obligado por reparación, la Cinemateca Distrital, de Bogotá, abre de nuevo sus pueltas con una muestra del desaparecido director Glauber Rocha, quien fue uno de los creadores del "nuevo cine" brasileño.
El ciclo se inicia el lunes 30 de agosto con Barravento y continúa hasta el 7 de septiembre con: Antonio Das Morte (13);Deus e o diablo na terrado Sol (1); Terra en transe (2);Cabecas cortadas (3); Leao de sete cabezas (4); Idade de terra (5); Maranhao 66 y claro (6);y Amazonas Amazonas y Jorge Amado no cinema (7).
La muestra estará acompañada de conferencias. La primera, "El nuevo cine brasileño", por Augusto Bemal, el lunes 6 de septiembre. La segunda, "El lenguaje de Glauber Rocha en el contexto latinoamericano", por Hugo Chaparro, el martes 7, las dos a las siete de la noche.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.