Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/09/27 00:00

Te amo Ana Lisa

Tres realizadores colombianos se arrepienten, a medio camino, del tono realista que han elegido para contar una tragedia. ** (regular)

Adriana Arango lleva a cabo una interpretación notable que hace pensar en la película que no fue

Título original: Te amo Ana Lisa.
Año de estreno: 2008.
Dirección: Antonio Dorado y Robinson Díaz.
Actores: Adriana Arango, Robinson Díaz, Juan Carlos Vargas, Julián Arango, César Badillo, Manuel José Chávez, Fernando Arévalo.

Y con ustedes una película regular hecha por un grupo de gente extremadamente talentosa. O sea una decepción que tiene sus virtudes. La actriz guionista Adriana Arango carga por completo, gracias a una interpretación notable, con la aventura de una estudiante de medicina paisa que cae en el infierno de Bogotá tras escapársele a un novio capaz de matarla con tal de no perderla. El actor codirector Robinson Díaz, al que se le debe, al parecer, el borrador final del largometraje, encarna al hermano bobo de la protagonista con un valor que la televisión no suele permitirle. El resto del elenco, en el que se destaca el trabajo de César Badillo, Fernando Arévalo y Marcela Valencia, se juega el todo por el todo en cada plano. Y el coautor de la obra, el mismo Antonio Dorado que filmó la admirable El Rey, se ingenia un par de secuencias sobresalientes en medio de una historia que comienza como una tragedia de aquellas (la de una mujer condenada a reconocer que ese que la maltrata es el hombre de su vida), pero que pronto se convierte en una desigual antología de eventos pesadillescos.

Daría la impresión de que los tres realizadores de Te amo Ana Lisa (Arango, Díaz y Dorado) se arrepintieron a medio camino, para mal, de ese tono realista que hace tan inquietante el primer acto del drama. El resultado es una deshilvanada trama tragicómica que no logra ser lo uno ni lo otro, una serie de cortometrajes contundentes que sumados no dan una buena película. Pero que hacen esperar con optimismo el siguiente trabajo de todos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.