Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/7/2017 9:23:00 PM

El dulce sabor de la lectura en el Valle del Cauca

El departamento quiere ser el más lector de Colombia. Por estos días celebran los 150 años de ‘María’ de Jorge Isaacs, 40 de ‘Qué viva la música’ de Andrés Caicedo, 50 de ‘Cien años de Soledad’ y el centenario del natalicio de Juan Rulfo. Comienzan dos meses de temporada literaria.

En 1.930 hubo una migración masiva de japoneses a varios países del mundo pues su propio país vivía una crisis demográfica. De los millones de personas que salieron, hubo cientos que llegaron a Colombia y algunas familias se establecieron en el Valle del Cauca. Cuando les preguntaron a algunos de ellos por qué habían elegido esta región en vez de otros lugares, contestaron que habían leído La María del caleño Jorge Isaacs y que sintieron curiosidad por Palmira, ese lugar paradisíaco que describe la novela.

El reconocimiento de este departamento ha sido sobre todo por la salsa, el baile y el canto, por ser una región musical. Sin embargo, históricamente también hay una importante comunidad de escritores y lectores.

“Ante la asistencia de más de 78.000 personas a la primera Feria Internacional del Libro de Cali, en donde no quedaba una sola silla vacía en ningún evento, nos dimos cuenta de que había una comunidad de escritores y lectores que reclamaban un espacio. También vimos que había esfuerzos separados por promover la lectura, entonces decidimos unir fuerzas y crear una gran temporada literaria con el fin de hacer de Cali y del Valle del Cauca la región con mayor lectores del país”, dijo la secretaria de cultura, Luz Adriana Betancourt.

Le recomendamos: ¿Qué está pasando con la salsa en Cali?

Así nació Tenemos la palabra una temporada literaria de dos meses en la que se harán 7 actividades importantes para promover la lectura y la escritura. Esta primera versión quiere empezar con todo. Se celebrarán 150 años de La María, 50 de Cien años de Soledad, 40 años de la muerte del escritor caleño Andrés Caicedo y 100 años del nacimiento de Juan Rulfo. Para ello vendrán a la región escritores como Martín Caparrós, Alma Guillermoprieto, Santiago Roncagliolo, Jorge Carrión y Giuseppe Caputo, quienes participarán en el III Festival deliteratura Oiga, mire, lea (hasta el 9 septiembre). Otros autores como Pilar Quintana, Melba Escobar, Conrado Zuluaga, Juan Cárdenas, Doris Sommer y Raymond L. Williams, José Manuel Medrano, Elmer Mendoza y Nuria Amat estarán en La Feria Internacional del libro de Cali (12- 22 octubre).

En el Festival Internacional de Poesía (19 -23 de septiembre) participarán varias personas desde los colegios, las universidades y las cárceles para conocer nuevos talentos de la región. Y en La Feria Gráfica Subterránea (14 - 15 octubre) dirigida por el Museo La Tertulia, se abrirá un espacio para los artistas gráficos y editores independientes. Además, este año se realizará por primera vez el Concurso de cuento Andrés Caicedo, en el que ya se han recibido más de 800 textos de jóvenes escritores. Y se llegará a la versión número 20 del concurso de poesía y crónica “Colección de Autores Vallecaucanos – premios Jorge Isaacs”.

Puede leer: “Cali es una ciudad donde la belleza, la muerte y la violencia siempre están muy cerca”

Como si fuera poco, se llevará a cabo el IV Encuentro Internacional de Bibliotecas (28 -29 de septiembre),  el VIII Seminario de Bibliotecas Escolares (12 - 14 octubre) y el Simposio Internacional de Memoria y Patrimonio Documental (26 -27 septiembre).

“Los vallecaucanos responden muy bien a todas las actividades literarias. Cali es la sede principal de la Librería Nacional, allí nació editorial Norma y fue la única sede alterna de la Cámara Colombiana del Libro. Además, tiene la red de bibliotecas más potente del país con cobertura rural y urbana”, explicó el director de la Feria del Libro de Cali, Juan Camilo Sierra, con respecto a esta temporada literaria que es la más ambiciosa en el país.

Le recomendamos: Estos fueron los libros más vendidos

Una de las críticas que tienen eventos como estos es que el valor de las entradas es costoso y que el valor de los libros es inalcanzable para muchos y no llega a toda la región. Por eso Tenemos la palabra estará en 10 municipios del Valle del Cauca. Todos los eventos serán gratuitos y durante la temporada el Ministerio de Cultura regalará 4.000 libros a niños y jóvenes.

“La gente dice que los libros son muy caros —argumentó Sierra— pero a nadie le parece muy cara una botella de whisky. De otra parte es interesante pensar que una vez que se compra un libro, éste puede circular de mano en mano sin tener que comprarlo de nuevo". La secretaria de Cultura agregó que "el valor de los libros será el que es, porque queremos que la gente entienda que la literatura vale, y que al fin y al cabo nadie paga el valor de cinco años que tardó un autor en escribir una novela. Sin embargo, para aquellos que no tienen la posibilidad de comprar a un libro, habrán textos gratuitos para que todos puedan acceder".   

Los que vayan al Valle del Cauca además podrán ver el espectáculo de Delirio, las obras del Museo La Tertulia, las obras del Museo Rayo (en Roldanillo) y del Teatro Calima que acaba de ser restaurado. También podrán darse una vuelta por la Secretaría de Cultura de Cali Enrique Buenaventura, por la Biblioteca Centenario y caminar por los barrios Granada, San Antonio y el Bulevar del río, mientras disfrutan de delicias gastronómicas como luladas, aborrajados, marranitas, raspados y cholados. También podrán probar los cereales y los liches, dos productos que llegaron al país con esa migración de japoneses, en parte, atraídos por las palabras de un libro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.