Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/31/2000 12:00:00 AM

Terror del bueno

Atípica en su género, llega a Colombia ‘The Blair Witch Project’, película de bajo presupuesto que conmocionó este año a Estados Unidos y que impuso una espeluznante visión del terror.

Hace siete años el cubano Eduardo Sánchez y el norteamericano Dan Myrick, dos jóvenes estudiantes de cine en University Central of Florida, se propusieron realizar como trabajo de grado un documental sobre un bosque embrujado en Maryland, el cual llevaría como nombre The Blair Witch Tapes. La poca convicción que creó la idea en sus profesores no fue impedimento para que echaran a rodar el proyecto, con la única intención de ejecutar un largometraje de terror sin precedentes en el cine, basado en el más puro realismo.

Para ello fue necesario un casting que exigía de los actores la mayor proyección de todo tipo de emociones pues el filme estaba previsto sin guión ni diálogos. Ajenos a lo que les esperaba, los actores escogidos (Heather Donahue, Joshua Leonard y Michael Williams) fueron entrenados para manejar las cámaras (sólo se utilizaron una Hi-8 y una de 16 mm), y para indagar el misterio que supuestamente encerraba el bosque de la bruja de Blair.

Durante siete días y siete noches los tres personajes, sin percatarse de que los directores tenían todo bajo control a través de radios y sistemas de ubicación, se internaron en el bosque para ser testigos de las más espeluznantes escenas. Es por esto que los verdaderos realizadores de las imágenes de la cinta son los mismos actores, quienes fueron presas del pánico, víctimas de las trampas que los propios directores impusieron.

Dentro del bosque tuvieron que soportar desde ruidos y voces que escuchaban en la tienda de campaña todas las noches hasta figuras colgadas en las ramas de los árboles que hacen alusión a sectas satánicas. En pocas palabras, Sánchez y Myrick se dedicaron a hacerlos creer que la bruja sí existía.

El hecho de que se fueran agotando los alimentos, de que se vieran obligados a hacer sus necesidades en el bosque y de dormir muy poco causó una angustia tal en los actores que trascendió a través de la cámara para que el público también se hiciera parte de su drama.

El costo de la película fue de 35.000 dólares y en la primera semana de exhibición en Estados Unidos recaudó 48.000 dólares, cifra que habla por sí sola del éxito de la cinta.

Las revistas Time y Newsweek le han dado un despliegue que cualquier producción de Hollywood envidiaría. Sin embargo, la mejor difusión de la pe-

lícula se ha logrado a través de la página de Internet que, para muchos, debe consultarse antes de ir a la sala de cine y más ahora que llega a Colombia, el próximo 7 de enero. Allí se introduce al espectador ante lo que va a afrontar: “En octubre de 1994, tres estudiantes de cine desaparecieron en un bosque cerca de Burkittsville, Maryland, mientras filmaban un documental. Un año después se encontró su material...”. Un comienzo sugestivo para una cinta atípica que marca una era en el género de terror.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.