Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/15/1992 12:00:00 AM

THE COMMITMENTS

Alan Parker desciende al corazón de Dublin para mostrar la idiosincrasia irlandesa a través del Soul.

NO ES DE EXTRAñar que Irlanda sea la cuna de grandes estrellas internacionales, como el grupo U2 y los cantantes Sinéad O'Connor, Van Morrison y Bob Geldof. Sólo en Dublin, donde la población no asciende a más de un millón de habitantes, existen, por lo menos, 1.200 bandas musicales de todo tipo, tocando en los más inverosímiles lugares. Los jóvenes irlandeses, que sufren uno de los índices más altos de desempleo en Europa, no dudan un instante en aprovechar la primera oportunidad para formar un grupo.

El mismo director estremeció al mundo con "Expreso de medianoche", "The Wall" y "Alas de libertad", explora en su más reciente película, "The Commitments", la idiosincrasia irlandesa, a través de la expresión más cotidiana de su juventud: la conformación de una banda de Soul. Inspirado en el libro de Roddy Doyle, que lleva el mismo nombre de la cinta. Parker escudriña las calles y los barrios dublineses; le sigue los pasos a cada uno de los jóvenes personajes, con una cámara que hace las veces de un curioso y analítico intruso.

La película de Alan Parker no es otra cosa que una disección del fenómeno musical irlandés, un mundo en el que son muchos los invitados a participar en la escalada del estrellato pero muy pocos los que alcanzan a llegar a la cima. En medio del efímero éxito y del fracaso estruendoso subsiste esa masa de músicos dublineses, dispuestos a cualquier aventura para salir del anonimato. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.