Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1998/03/30 00:00

TIERRA DE POLICIAS

Un Sylvester Stallone pasado de kilos en el papel de un héroe totalmente opuesto a Rambo.

TIERRA DE POLICIAS

De Rocky a Rambo, pasando por sus personajes en cintas de acción como El túnel, Riesgo total y El demoledor, Sylvester Stallone ha coronado su carrera cinematográfica en Hollywood como uno de los más populares y taquilleros superhéroes de la pantalla gigante, con un solo atenuante: en más de una ocasión ha salido elegido como el peor actor del año en las humorísticas parodias paralelas a los premios Oscar.
Quizás haya sido este complejo, unido al hecho de que los productores estén renovando el reparto de sus películas de acción con nombres como Christian Slater, Nicholas Cage y Will Smith, el causante de que Stallone hubiera aceptado el papel protagónico de Tierra de policías (Copland), la reciente película del director James Mangold. Pasado de kilos y con la personalidad de una mansa paloma, el otrora Rambo interpreta a un frustrado agente del orden quien, en vista de no haber podido ingresar nunca al cuerpo de policía de Nueva York por ser sordo de un oído, debe conformarse con ejercer como alguacil en un barrio habitado en su gran mayoría por policías.
Al contrario de lo que sucede en sus anteriores películas, en esta ocasión Stallone hace las veces de un hombre pusilánime y asustadizo que prefiere llevarse bien con sus supuestos amigos policías a denunciarlos por casos de corrupción más que evidentes. Motivado por un agente de la oficina de asuntos internos (Robert de Niro) y por sus propios principios morales, el débil alguacil sacará fuerzas de donde no las tiene para cumplir finalmente con su deber.
Acompañado de un reparto de lujo encabezado por el propio De Niro, Harvey Keytel y Ray Liotta, Stallone se echa la película al hombro en su intento por demostrar que no sólo son sus músculos los que trabajan. Y aunque Tierra de policías no pasa de ser una cinta promedio de su género, su caracterización hace pensar que las épocas de superhéroe están culminando para dar paso a una nueva imagen, la de un Stallone dispuesto a convencer al público que es un verdadero actor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.