Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/25/2015 10:00:00 PM

Timbuktú

Nominada a los Oscar como mejor película extranjera, esta cinta sigue historias paralelas en el país de Mali, dominado por militantes islámicos entre 2012 y 2013. ***½

Título original: Timbuktu
País: Mauritania/Francia
Director: Abderrahmane Sissako
Guion: Abderrahmane Sissako y Kessen Tall
Actores: Abel Jafri, Layla Walet Mohamed e Ibrahim Ahmed
Duración: 97 min


El desierto, como aparece retratado en esta película, es un lugar ancho y sereno. La arena es de un color entre amarillo y rosado, y armoniza perfectamente con el azul tenue del cielo. Es un entorno hermoso cuya inmensidad hace que los ires y venires de los seres humanos tengan algo de melancólico y fútil.

Esta película de Abderrahmane Sissako centra su interés, más que en el desierto, en esos ires y venires, en la resignación particular, heroica y enervante, con la que viven sus habitantes.

Todo sucede en la época entre marzo de 2012 y febrero de 2013 en la que un grupo de militantes islámicos, apoyados por guerreros tuareg, ocupó buena parte del norte de Mali, incluyendo tres ciudades, donde impusieron una versión estricta de la sharía o ley islámica. Timbuktú, la ciudad que le da el nombre a este película, fue una de ellas.

El retrato caleidoscópico que ofrece Sissako de este momento es equilibrado y humano. Incluso los yihadistas, que imponen toda clase de prohibiciones, aparecen a menudo como pequeñas figuras sin rostro perdidas en callejones estrechos, amarillos como el desierto, donde son traicionados por la tecnología: una moto que se rehúsa a prender, una luz que se apaga, una camioneta que corcovea por un clutch soltado prematuramente.

Todos estos incidentes hacen que las figuras magnificadas en tantas otras películas, donde se convierten en una especie de demonios temibles y omnipotentes, retomen sus proporciones humanas. Siguen siendo temibles, sí, pero es un temor asentado en su humanidad arbitraria, frustrada y bien armada.
Timbuktú tiene cuidado en aclarar que el problema de los yihadistas no está en el islam sino en una de sus versiones. Cuando algunos de estos soldados entran calzados y con armas a una mezquita, el imam los hace salir. “Acá, en Timbuktú, quien se consagra a la religión lo hace con su cabeza y no con armas”, les dice.

El efecto que tienen estos guardianes armados de la fe en la ciudad es retratado en varias historias independientes, algunas de las cuales son anécdotas apenas esbozadas que se intercalan con las demás sin cruzarse. La historia más larga es la de una familia tuareg, asentada en una carpa en las afueras de la ciudad, que alcanza a verse afectada por el poder de estos “hombres desagradables”, como les dice la hija.

Repetido varias veces en la película es una sensación que Jorge Luis Borges ya había relacionado con el desierto en el poema del mismo nombre: “Si la sed va a abrasarme/que ya me abrase”. Es un sentido doble de paciencia e impaciencia que surge de un entorno donde la vida resulta casi imposible.

Los nuevos opresores, que prohíben fútbol, música, adulterio, pantalones largos y mujeres sin guantes en el mercado, son una molestia momentánea que, eventualmente y como todo, algún día pasará. Quizás sea porque el desierto ofrece una infinitud capaz de tragarse, por contraste, hasta el más grande de los dramas cotidianos.

Cartelera
**** Excelente  ***½ Muy buena   *** Buena   **½ Aceptable  ** Regular  * Mala


Jezabel **

Una muchacha, en silla de ruedas temporalmente, vuelve a la casa paterna donde la esperan pesadillas sin resolver.

Mr. Kaplan ***

Cinta uruguaya cálida y con tintes de humor negro que sigue a un anciano judío quien cree haber localizado un nazi encubierto en 1997.

Adiós al lenguaje ***
En este collage elusivo con una belleza extraña y poderosa, el icónico director Jean-Luc Godard (de 84 años) explora las posibilidades del 3D.

El elefante desaparecido **

Confusa película peruana donde un escritor de novelas policiales trata de averiguar lo que pasó con su novia desaparecida en 2007.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.