Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/2/1985 12:00:00 AM

TODO TIEMPO PASADO FUE MEJOR

"Río Bogotá": un libro que rescata la belleza del río que hoy se parece más a una alcantarilla.

Cuando se mencionan las palabras río y Bogotá, todo el mundo ve la imagen de una corriente de agua sucia y maloliente. Sin embargo, corresponde también al título del nuevo libro que se lanzó en forma simultánea a la inauguración de la exposición "Río Bogotá" en la galería Skandia. El libro cuya presentación está a cargo de Fabio Puyo recopila textos de Eduardo Caballero Calderón, Guillermo Hernández de Alba, Julio Carrizosa Umaña y Susana de Ariza en los cuales se evoca la historia de este río que, en menos de 50 años, pasó de ser un recurso vital para el hombre, la agricultura y el ganado, al lugar en que desembocan las alcantarillas de la capital. Los textos van ilustrados con obras de Andrés de Santamaría, Ramón Torres Méndez, Jorge Murillo, Ricardo Borrero, Jesús María Zamora y de pintores más contemporáneos como Gonzalo Ariza y Antonio Barrera entre otros, los mismos que forman parte de la exposición. Tanto textos como pinturas evocan con nostalgia un pasado que tiene muy pocas probabilidades de recuperar la imagen de un río sano, fuente de vida, que es hoy un centro de polución.
Por eso, hacer un trabajo de este tipo, actualmente, podría parecer fuera de lugar por la misma situación del río, pero el simple hecho de presentar su historia e ilustrarla con cuadros-testimonios de su belleza le dan plena validez porque crean interrogantes. O como mejor lo expresa Eduardo Caballero Calderón allí: "Por absurdo y paradójico que parezca, mi infancia y mi adolescencia se conservaron mejor que las de este río prematuramente envejecido y caduco, que ya no se precipita en una catarata por las rocas del Tequendama, sino que apenas escurre, negro y maloliente, como el desague de un albañal. Yo me pregunto a veces, y es pregunta para hacerle a los agrónomos,los hidrólogos, los ingenieros, los planificadores, los ecólogos y los gobernantes en general: Dios mio, antes de enterrarlo en un muladar, ¿no podríamos resucitar el río?". De otra parte, la edición de "Río Bogotá" a cargo de Benjamín Villegas y Asociados fue promovida por la Empresa de Energía Eléctrica de Bogotá, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, la Corporación Autónoma Regional de las cuencas de los ríos Bogotá, Ubaté y Suárez, con el patrocinio de los consorcios Vianini-Entrecanales y Tavora, y Campenon Bernard y Spie Batignolles. El libro cuenta además con una impresión de óptima calidad por medio de la cual algunos de sus cuadros como "El Tequendama" de Ayala y Medrano tiene practicamente la misma textura del original.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?