Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/04/10 00:00

Todos tus muertos

En el Museo Nacional se presenta una colección de objetos funerarios que muestra la compleja relación de los egipcios con el más allá.

Todos tus muertos

Para los egipcios, la vida no era más que una larga preparación para la muerte. Por eso los rituales fúnebres requerían una minuciosa preparación. El éxito de la travesía al otro mundo dependía de la buena preparación que recibía el cadáver. Eso explica que gran parte de su arte se concentrara en la creación de objetos que acompañarían el alma del muerto en su larga travesía.

La inauguración en el Museo Nacional de Bogotá de la exposición Egipto: el paso a la eternidad es una muy interesante oportunidad para explorar esta enigmática relación entre arte y muerte en la civilización egipcia. La muestra busca presentar, a partir de una selección de 73 piezas que datan desde la antigüedad egipcia (época predinástica, 4.000-3.000 a.C.), hasta el siglo I d.C. (época romana, durante el reinado del emperador Adriano), algunas de las prácticas funerarias desarrolladas por esta civilización a lo largo de su historia. Los objetos, entre los que se encuentran estatuillas, máscaras, amuletos, redecillas, collares y piezas de cerámica, hacen parte de la colección privada de arqueología egipcia conformada por el catalán Jordi Clos. En 1994 Clos creó la Fundación Arqueológica Clos-Museo de Barcelona, que hoy en día cuenta con más de 700 valiosas piezas y recibe casi 250.000 visitantes al año: "Tenemos piezas únicas que el British Museum o el Louvre quisieran tener", dice su fundador. Además, esta será la más grande selección de la colección permanente del museo que ha viajado al extranjero.

La exposición está dividida en cuatro espacios. La primera sala sirve de introducción: en ella se presenta un mapa del Nilo con una cronología sobre las dinastías egipcias e información sobre la piedra de Rosetta. En las siguientes salas se presentan las piezas originales divididas en cuatro secciones: el mito de Osiris (dios de la muerte), el culto a los muertos, la cámara sepulcral con objetos religiosos y la cámara sepulcral con objetos cotidianos.

Otro atractivo de Egipto: el paso a la eternidad es que se exhibirán los restos de una tumba egipcia del año 600 a.C., propiedad del Museo Nacional. Se trata de la cámara lateral de un mausoleo descubierto en 1906 en la ciudad de Sais, en el delta del Nilo, por el arqueólogo Flinders Petrie. En 1948 el Museo de Brooklyn le regaló esta pieza de la dinastía XXVI al Museo Nacional y desde entonces sólo se había expuesto una vez, en 1992.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.