Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/2011 12:00:00 AM

“Trajano cambió todo en Roma”

Autor de la exitosa trilogía de 'Escipión', el español Santiago Posteguillo comienza una nueva serie, dedicada a Trajano, con 'Los asesinos del emperador', que acaba de llegar a Colombia.

Santiago Posteguillo es filólogo, lingüista y profesor de Literatura Inglesa en la Universitat Jaume I de Castellón, pero también es un fenómeno del mercado editorial de habla hispana. Las tres entregas de su trilogía sobre el emperador romano Escipión vendieron, cada una, entre 40.000 y 60.000 ejemplares en España, éxito que replicó en Colombia, donde el último título, La traición de Roma, estuvo entre los libros más vendidos de la pasada Feria del Libro de Bogotá.

SEMANA: ¿Por qué escogió a Trajano para su segunda trilogía?

Santiago Posteguillo: Fue el mejor emperador de Roma, el que la llevó a sus máximas cotas de poder y, al mismo tiempo, usó su poder con contención y honestidad. Si a eso le añadimos que era hispano, parece extraño que los hispanos del siglo XXI no sepan más de él. Creo que es uno de nuestros antepasados más gloriosos. Pocos hispanos han tenido más poder que él. Quizá solo Felipe II.

SEMANA: ¿Qué pasaba en Roma en tiempos de Trajano?

S.P.: Estaba sumida en una crisis institucional, social y económica. Con Trajano todo eso cambió radicalmente.

SEMANA: ¿Han cambiado los perfiles psicológicos de los gobernantes de Roma a hoy? ¿Cree que se ejerce igual el poder?

S.P.: Se mantienen en gran medida, porque la naturaleza humana no ha cambiado. En las proximidades del poder siempre encontraremos personajes ambiciosos, audaces y, lamentablemente, bastantes dispuestos a cualquier cosa por conseguirlo y lograr el control sobre los demás. Eso pasaba en la Roma del siglo I y sigue pasando ahora. Estamos en unos momentos en los que quizá el poder, que entre otras cosas implica supervisión, no ha ejercido estas funciones como debería. Marco Ulpio Trajano tuvo claro que había que encontrar un punto medio entre la intolerancia y la desidia. Así, por ejemplo, frenó las persecuciones a los cristianos, activó programas sociales, pactó con el Senado, pero, al mismo tiempo, fue implacable con la corrupción.

SEMANA: Al construir los personajes, ¿qué tanta dosis de ficción admite?

S.P.: Normalmente dispongo de datos históricos sobre la vida pública de los grandes personajes que siempre respeto para mantener un rigor documental que sea el sustrato sobre el cual edificar la novela. Ahora bien, no es habitual que quede constancia de las conversaciones privadas de estos personajes con aquellos que estaban en su entorno familiar o de amistades. Es aquí donde debe entrar la ficción para dotar al personaje de vida, tanto como figura pública como cuando es un ser humano que ama u odia o tienen ambiciones, frustraciones, sufre, se ilusiona, etcétera. De esta forma se consigue un equilibrio entre la ficción y la realidad que ayuda a mantener un relato intenso para el lector, pero sin alejarse de lo que pasó realmente.

SEMANA: ¿Cómo explicar que sus novelas de más de 1.000 páginas sean 'best sellers', en estos tiempos de trinos de 140 caracteres?

S.P.: Las novelas, los relatos o los mensajes de Twitter no son largos ni cortos. Cada texto, no importa su extensión, puede ser emocionante o aburrido, apropiado o inconveniente, con sentido o absurdo. Lo importante no es cuántas palabras tiene lo que dices, sino que lo que digas, al menos en literatura, sea emocionante, apropiado y con sentido. Si escribes teniendo en cuenta estos puntos, la gente tiende a leerte si además tienes la fortuna de que tus novelas resulten visibles para los lectores en un mundo donde es muy difícil destacarse.

SEMANA: ¿Cómo es el trabajo de investigación detrás de sus obras?

S.P.:
Largo, lento, a veces tedioso y a veces estimulante. Lees muchas páginas que no te aportan datos que te ayuden con la trama, pero de cuando en cuando aparecen frases, citas, anécdotas que son un auténtico regalo para el escritor. Es ahí donde prende la llama de la novela y no se detiene hasta que terminas el relato.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.