Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/2012 12:00:00 AM

Tropicales y maduros

'Elegancia tropical', el tercer disco de Bomba Estéreo, marca un paso hacia la madurez de una de las propuestas musicales más cálidas del país.

A finales del año pasado vino a Bogotá el videógrafo francés Vincent Moon. Este artista visual se ha destacado por recorrer el mundo en busca de músicos independientes para hacer con ellos cortometrajes de factura artesanal (casi todos en una sola toma), más cercanos al documental que al videoclip. Una especie de extrañeza se generó en las redes virtuales cuando Moon publicó lo que había hecho: era la banda Bomba Estéreo, rodeada de silentes curiosos en la Plazoleta del Rosario, interpretando con guitarra acústica y tambora una canción inédita llamada El alma y el cuerpo.

Era lo nuevo de Bomba Estéreo, por supuesto, y la primicia no tardó en expandirse (el video ha sido visto hoy por más de 200.000 personas), pero era evidente que la agrupación había alterado su sonido. Los mismos músicos que en 2008 abarrotaron discotecas con ese himno desenfrenado que era Fuego, de repente se mostraban reflexivos y hasta un poco melancólicos. En el medio habían transcurrido cuatro años, un período extenso de giras, aviones, hoteles, camerinos, y la oportunidad de cuestionarse por el sentido que tiene esa vida itinerante. El álbum Elegancia Tropical, que acaba de salir, es el retrato de unos artistas que, como dice la cantante Li Saumet, son "todavía caribeños pero recogiendo cosas nuevas en el camino".

La historia de Bomba Estéreo se remonta a 2006, cuando apareció publicado un álbum casi enteramente instrumental llamado Volumen 1. Se trataba, sobre todo, de los experimentos electrónicos de Simón Mejía. Cuando ya tenía esas piezas casi listas para publicar, conoció a Li Saumet y le pareció que su voz (que tiene algo de cantaora folclórica y algo de cantante de rap) podía ir bien encima de una de las bases electrónicas: Huepaje fue el resultado, y se convirtió en la canción más sonada de aquel disco.

Sabiendo que había descubierto una fórmula musical exitosa, Simón invitó a Li para que trabajaran juntos, de lleno, en un siguiente álbum. La combinación era equilibrada y enérgica: a la musicalidad metódica de Simón se sumaba el desparpajo sabroso de las letras de Li, que surgieron sin pensarlo mucho (en aquella época explicaba su método de composición diciendo: "Si algo me gusta, lo digo, y si no me gusta, también"). El título del segundo disco, Estalla, fue profético. De repente sus canciones estaban en boca de todos, eran invitados a festivales internacionales e incluso el canal de televisión MTV los llamó "la mejor banda del mundo en 2010".

"Somos una banda de tocar, de estar con la gente, de hacer shows en vivo", explica Simón Mejía. Pero esa actividad vertiginosa empezó a tener una contraparte. En la soledad de los hoteles empezaron a aparecer letras como "Tráeme un cuerpo, que este ya no va más … Yo sólo pido un espacio pa' respirar". Evidentemente hablaban de sí mismos, de una necesidad de reposo mientras en los escenarios la gente repetía el coro de "Fuego, mantenlo prendido, fuego".

Pese a todos los sacrificios, aquello que los músicos llaman 'la carretera' (que en realidad es hoy un circuito de aeropuertos) termina curtiéndolos y, en casos como este, sacándoles lo mejor. Elegancia Tropical es un título que le cae bien a este trabajo: es elegante porque ya no tiene ese elemento de algarabía un tanto desordenada de sus primeras canciones. Pero no deja de ser tropical por su acento de cumbia y por sus imágenes coquetas. "Ahora canto un poco más hacia dentro, ahora las canciones hablan de los sentimientos", dice Li Saumet. Es lo que en otros ámbitos se conoce como la madurez artística.
 
Video 'El alma y el cuerpo'
 

 
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.