Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2009/10/13 00:00

Tumbas elocuentes

Nooteboom en diálogo con la memoria.

Tumbas elocuentes

Tumbas es una palabra eufónica. Por eso, el escritor Cees Nooteboom quiso que su libro, escrito originalmente en holandés, tuviera como título aquella sonora palabra española. Tumba: una pequeña colina, una mínima elevación de tierra para hacerle sitio a un muerto. Para griegos y egipcios, algo tan necesario como la casa habitada en vida.

En este libro entrañable, Nooteboom, acompañado de la fotógrafa Simone Sassen, en un largo peregrinaje por diversos lugares del mundo, visita 82 tumbas de poetas, narradores y filósofos que fueron importantes en su vida. ¿Qué busca? No lo sabe muy bien. Desde luego, no es necesario visitar sus tumbas, con sus obras es suficiente. Pero, en materia de tumbas, todo es irracional. Aunque las personas no existan, las palabras y los pensamientos permanecen. Puede, entonces, haber una conversación.Y bueno, frente a una tumba, que es un final, se entiende mejor el sentido de una obra.

Después de leer lo que Nooteboom escribe sobre sus amados autores, quedamos con ganas de leerlos. Este es, a la larga, un libro de resurrección.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.