Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/10/2005 12:00:00 AM

Un canto a la diversidad

La campaña 'Patrimonio inmaterial colombiano-Demuestra quién eres' busca preservar de la extinción y el olvido las tradiciones, que son la base de la nacionalidad.

La receta del alfandoque, el sistema judicial de los nasa, cómo se toca un tambor alegre, los refranes de Boyacá, la guabina santandereana, la medicina cofán, la leyenda de María Mandinga, el Carnaval de Barranquilla... a primera vista parece un ejercicio de escritura automática. Sin embargo, todo lo anterior tiene un denominador común. Estas expresiones y saberes forman parte del patrimonio inmaterial de Colombia, que a diferencia de los parques naturales, las iglesias coloniales, los tesoros precolombinos o las obras de arte, que tienen un aspecto físico determinado, tienen la particularidad de ser intangibles.

Un conocimiento amenazado desde todos los flancos: la uniformidad cultural que irradian los medios masivos de comunicación, la violencia y el desplazamiento, la crisis del campo que les hace pensar a los jóvenes que la sabiduría de sus abuelos no sirve y buscan una nueva identidad en la cultura urbana. A esto se suma el desamparo al que en los últimos tiempos se han visto sometidos grupos vulnerables como las comunidades indígenas y afrocolombianas, casi todas ellas víctimas del fuego cruzado y del avance del paramilitarismo, y que cada vez cuentan con menos instrumentos de protección del Estado.

Por ese motivo, la campaña 'Patrimonio inmaterial colombiano-Demuestra quién eres', que acaba de lanzar el Ministerio de Cultura con el apoyo de la Unesco y el Convenio Andrés Bello, vuelve a poner sobre el tapete un tema que, al igual que el del medio ambiente, parece relegado al olvido ante las urgencias y necesidades de la guerra.

La campaña consta de cartillas, afiches y piezas para prensa escrita, radio y televisión, y su finalidad es hacer pensar a los colombianos acerca del patrimonio inmaterial, decirles a los ciudadanos que su cultura local es importante, reconocida y respetada como tal en todo el país, y llegarles a los gestores de las políticas culturales a nivel local, departamental y nacional para que diseñen políticas que garanticen la defensa del patrimonio.

De acuerdo con la definición de la Unesco, "se entiende por patrimonio cultural inmaterial las prácticas, representaciones y expresiones, los conocimientos y las técnicas que dan a las comunidades, los grupos e individuos un sentimiento de identidad y continuidad". En esta categoría entran, según la cartilla elaborada para divulgar la campaña, las lenguas y expresiones orales; conocimientos y prácticas sobre la naturaleza y el universo; saberes culinarios; medicina tradicional; elaboración de objetos, instrumentos, vestuarios, construcciones y ornamentación cultural; expresiones musicales y sonoras, bailes; expresiones rituales, escénicas, ceremoniales, actos festivos, juegos y deportes, y formas tradicionales de organización social, jurídica y política.

Un camino difícil

Hasta hace poco tiempo la defensa del patrimonio inmaterial era casi imposible. Se sabía que era necesario preservar las tradiciones, pero no existían herramientas jurídicas ni conceptuales para hacerlo. Todo comenzó al terminar la Segunda Guerra Mundial cuando Japón y Corea reconocieron a los expertos en diversos oficios y saberes como 'tesoros humanos vivientes' y alrededor de cada uno de ellos armaron centros de enseñanza con talleres, escuelas y museos.

Unesco comenzó a trabajar el tema a finales de la década de los años 60 y el primer paso se denominó 'Obras Maestras del Patrimonio Oral Intangible'. Luego se adelantaron discusiones con expertos, entre ellas la reunión de Turín de 1999, y se llegó a una definición que ha servido de herramienta para darle un asidero al tema.

'Patrimonio inmaterial colombiano-Demuestra quién eres' nació de una iniciativa de César Moreno Triana, un colombiano que trabaja en la Oficina de Patrimonio Intangible de la Unesco. Hace cuatro años Moreno vino a Colombia para proponer la iniciativa y en el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh), que depende del Ministerio de Cultura, acogieron su idea y comenzó a desarrollarse la campaña.

El Fondo Japonés de Unesco aportó 150.000 dólares, y un equipo de expertos del Icanh comandado por los antropólogos María Victoria Uribe (directora del instituto) y Mauricio Pardo comenzó a elaborar la propuesta. Para ello se reunieron con los expertos en patrimonio de otras instancias del Ministerio de Cultura (las oficinas de Patrimonio y Etnocultura y Fomento Regional) y también con los comités de cultura de los municipios y los departamentos.

Además de proponer unas piezas publicitarias, también realizaron textos destinados a motivar a los gestores culturales locales y a las comunidades. "Se trata de proveer a la gente de herramientas para que puedan pelear por sus derechos", señala María Victoria Uribe. A lo que agrega Pardo: "Y también de darles a las comunidades un sentido de protagonismo cultural. Que puedan decir: 'Yo no tengo que ir a Bogotá o a una universidad para encontrar la cultura. Mi cultura es lo que está aquí".

Se trata de darles visibilidad a las culturas locales, que no forman parte del universo de la llamada alta cultura ni tampoco de la cultura de masas y del entretenimiento. "Tenemos que hacer un esfuerzo para convertir esas expresiones en objetos legítimos y reconocidos de política pública y de interés colectivo". Todo lo anterior se basa en una columna vertebral que comienza en el conocimiento, pasa por la valoración, el diseño de políticas públicas y la institucionalidad, para "determinar quiénes son los dolientes de la preservación del patrimonio inmaterial".

Uribe y Pardo también hacen énfasis en el peligro de una exaltación desbordada de lo local, que puede terminar en fundamentalismos y odios étnicos, como ya ha sucedido en África o en los Balcanes.

De todas maneras ellos consideran que los componentes del patrimonio inmaterial forman parte del tejido de la nacionalidad. "Al valorar lo pequeño valoremos el conjunto. Lo universal está hecho por la diversidad, no por la uniformidad. Mi manera de tocar la tambora en el bajo Magdalena me hermana con las danzas de los cunas. Tenemos derechos, tenemos protagonismo, tenemos valores y los podemos gestionar y defender".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?