Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1990/06/18 00:00

UN GRAN BEBE

John Travolta es el padre egoísta de un recien nacido que cuenta su historia.

UN GRAN BEBE

"Adivina quien habla"- Escrita y dirigida por Amy Heckerling Con John Travolta y Kirstie Alley.

El bebé, al tener el cerebro desarrollado plenamente, comienza a pensar, a descubrir sus manos, sus pies y sus genitales, a sentirse cómodo y tibio en el vientre materno mientras se aproxima la hora del parto. Eso es lo que dicen los expertos.
Eso es lo que cuenta esta comedia que gira alrededor de ese bebe llamado Mikey, quien protagoniza una historia escrita y dirigida por una mujer que descubre para el espectador un mundo en el cual se mezclan lo absurdo, lo ridículo y lo cómico.
La muchacha se llama Mollie, es soltera, enamorada de un hombre casado y cuando queda embarazada descubre el egoísmo y la torpeza de otro. Es la típica yuppie, ambiciosa elegante y hermosa. Gracias al humo negro de la película, el espectador asiste al momento crucial en que uno sólo de los espermatozoides belicosos es capaz de Penetrar al óvulo en el vientre de Mollie.
Es una de las escenas más divertidas porque las pequeñas figuras que parecen cerillas van gritando, animandose hasta el instante de la fecundación. Entonces se llega al espectáculo de ese bebe que razona y habla para sí con la voz de un adulto, la voz característica de Bruce Willis, originando un contraste curioso. Es la burla contra el mito del macho norteamericano (Willis protagoniza las dos aventuras de Duro de matar), el seductor invencible, cuya voz es utilizada por ese bebe que tiene reacciones iguales a las de los adultos.

La guionista y realizadora tiene un sentido particular para la comedia y el humor, y asi lo ha demostrado con sus películas anteriores Fast times al Ridgemont High, "Johnny peligroso", con Michael Keaton, y "Vacaciones en Europa", en las cuales se burla de situaciones cotidianas de los norteamericanos, y ridiculiza a personajes que de una u otra forma han permanecido en el cine, como esos hampones de chicago con enormes cigarros o esos turistas torpes de quienes todos los europeos se burlan y aprovechan.

En "Adivina quien habla" la burla está dirigida contra el mismo cine cómico, las historias románticas, las alusiones sexuales y las relaciones de las madres solteras con los hijos indeseados. En este caso, la yuppie es ayudada por un taxista (John Travolta, en el que puede considerarse uno de sus mejores papeles, especialmente cuando esta solo con el bebe, juega y baila con él, gesticula, se coloca a su nivel y demuestra sus recursos como actor hasta ahora desaprovechados), quien será testigo de los esfuerzos de la joven por reubicarse.

Si alguna vez los padres se preguntan qué piensan los niños pequeños del mundo que los rodea, de ese universo de adultos que les impone comidas, ropas, colores, música y gustos, aquí está la respuesta, cínica y burlona, porque ese es el lenguaje empleado por la guionista y directora para quien el cine es una forma eficaz de quitarle etiquetas y apariencias a los demás.


"Casi una familia" Dirigida por Jonathan Kaplan Con James Woods, Glenn Close y Mary S. Masterson.
Las relaciones de los adultos con los bebés: lo que para la directora Amy Heckerling es motivo de risa, para el director Kaplan es todo un drama, especialmente cuando su película anterior tenía que ver con una violación y el juicio a varios responsables, "Acusados", con Jodie Foster. Ahora es la reconstrucción de numerosas situaciones reales.

Los protagonistas, Linda y Michael Spector (interpretados por James Woods y Glenn Close) forman una pareja infertil. Lucy, una adolescente embarazada y soltera, acuerda con ellos cederles su hijo en adopción legal. Hasta ahí, la situación es idéntica a la de millones de personas en Estados Unidos pero, mientras establecen lazos más estrechos, la pareja descubre que la joven madre necesita de un nuevo hogar más que su mismo hijo. Las reacciones dramáticas y humanas que surgen han sido manejadas con tacto por Kaplan, un director que en otras ocasiones ha caído en la trampa de las sorpresas sicológicas.

"Casi una familia", lo mismo que "Adivina quién habla", se han convertido en los ultimos meses en dos de las películas más taquilleras. La gente se siente atraída por una comedia y un drama que reflejan situaciones domésticas, cercarlas a esos espectadores. Todos se ríen con el bebe que razona como un adulto porque saben que hasta ahora pocos se han preocupada por las reacciones de los niños ante ese mundo hostil. Todos se sienten impactados con la reacción de la joven madre, una vez que tiene el bebe, porque conocen el grave problema que las adolescentes embarazadas representan en un país como Estados Unidos, donde la figura de la pareja y la etapa de la familia están amenazadas por muchos factores sociales, síquicos y económicos.

Frente a dos actores maduros como Woods y Close (el hizo "La tensión" y ella "Relaciones peligrosas") surge una joven actriz desperdiciada hasta ahora en comedias juveniles, Mary Stuarl Mastcrson, con su cuerpo deformado, con su rebeldía, con la enorme soledad que la convierte en un animalito asustado.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.